Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘Poetas y Poesías’ Category

Manifiesto infrarrealista 

Mario Santiago Papasquiaro (Cd. De México, 1953-1998)

.

¿QUE PROPONEMOS?

NO HACER UN OFICIO DEL ARTE

MOSTRAR QUE TODO ES ARTE Y QUE TODO MUNDO PUEDE HACERLO

OCUPARSE DE COSAS “INSIGNIFICANTES” / SIN VALOR INSTITUCIONAL

/ JUGAR / EL ARTE DEBE SER ILIMITADO EN CANTIDAD, ACCESIBLE

A TODOS, Y SI ES POSIBLE FABRICADO POR TODOS

¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

IMPUGNAR EL ARTE / IMPUGNAR LA VIDA COTIDIANA (DUCHAMP) EN UN

TIEMPO QUE APARECE CASI ABSOLUTAMENTE BLOQUEADO PARA LOS

OPTIMISTAS PROFESIONALES

TRANSFORMAR EL ARTE / TRANSFORMAR LA VIDA COTIDIANA (NOSOTROS)

CREATIVIDAD / VIDA DESALINEADA A TODA COSTA

(MOVERLE LAS CADERAS AL PRESENTE CON LOS OJOS PESTAÑEANDO

DESDE LOS AEROPUERTOS DEL FUTURO)

EN UN TIEMPO EN QUE LOS ASESINATOS LOS HAN ESTADO DISFRAZANDO

DE SUICIDIOS

$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$

CONVERTIR LAS SALAS DE CONFERENCIAS EN STANS DE TIRO

(FERIA DENTRO DE LA FERIA / ¿DIRÍA DEBRAY?

%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%

BEETHOVEN, RACINE & MIGUEL ÁNGEL DEJARON DE SER LO MÁS ÚTIL

LO MÁS ANFETAMÍNICO, LO MÁS ALIMENTICIO: LAS BARRERAS DEL

SONIDO LOS LABERINTOS DE LA VELOCIDAD (¡OH JAMES DEAN!) SE ESTÁN

ROMPIENDO EN OTRA PARTE

“”””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””””

SACAR A LA GENTE DE SU DEPENDENCIA & PASIVIDAD

BUSCAR MEDIOS INÉDITOS DE INTERVENCIÓN & DE DECISIÓN EN EL MUNDO

DESMITIFICAR / CONVERTIRSE EN AGITADORES

NADA HUMANO NOS ES AJENO (BIEN) NADA UTÓPICO NOS ES AJENO

(SUPERBIEN)

+++++++++++++++++++++++++++++++++++++++

EN ESTA HORA MÁS QUE ANTERIORMENTE, EL PROBLEMA ARTÍSTICO NO

PUEDE SER CONSIDERADO COMO UNA LUCHA INTERNA DE TENDENCIAS /

SINO SOBRE TODO COMO UNA LUCHA TÁCITA (CASI DECLARADA) ENTRE

QUIENES DE MANERA CONSCIENTE O NO ESTÁN CON EL SISTEMA Y

PRETENDEN CONSERVARLO PROLONGARLO / Y QUIENES TAMBIÉN DE MANERA

CONSCIENTE O NO QUIEREN HACERLO ESTALLAR

…………………………………………………………

EL ARTE EN ESTE PAÍS NO HA IDO MÁS ALLÁ DE UN CURSILLO TÉCNICO

PARA EJERCER LA MEDIOCRIDAD DECORATIVAMENTE

$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$$

“SOLAMENTE HOMBRES LIBRES DE TODA ATADURA PODRÁN LLEVAR EL FUEGO LO BASTANTE LEJOS” ANDRÉ BRETON

¡!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!!

DEVOLVERLE AL ARTE LA NOCIÓN DE UNA VIDA APASIONADA & CONVULSIVA

LA CULTURA NO ESTÁ EN LOS LIBROS NI EN LAS PINTURAS NI EN LAS

ESTATUAS ESTÁ EN LOS NERVIOS / EN LA FLUIDEZ DE LOS NERVIOS

PROPOSICIÓN MÁS CLARA: UNA CULTURA ENCARNADA / UNA CULTURA EN

CARNE, EN SENSIBILIDAD (ESTE VIEJO SUEÑO DE ANTONIN ARTAUD)

555555555555555555555555555555555555555555555555555555555555555555555

TODO LO QUE EXISTE:

EL CAMPO DE NUESTRA ACTIVIDAD / Y LA BÚSQUEDA FRENÉTICA DE LO

QUE AÚN NO EXISTE

…………………………………………………………………………………………………….

NUESTRA FINALIDAD ES (LA VERDAD) LA SUBVERSIÓN PRÁCTICA

&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&&

EJEMPLO DE ARTE TOTAL

ESCULTURA TOTAL (Y CON MOVIMIENTO): UNA MANIFESTACIÓN DE 10,000

A 20,000 GENTES APOYANDO LA HUELGA DE LA TENDENCIA DEMOCRÁTICA

DEL SUTERM

MÚSICA TOTAL: UN VIAJE EN HONGO POR LA SIERRA MAZATECA

PINTURA TOTAL: CLAUDIA KERIK AL DERECHO & AL REVÉS / INSISTO:

AL DERECHO & AL REVÉS

POESÍA TOTAL: ESTA ENTREVISTA DIFUNDIDA POR TELEPATÍA O CON EL

SOLO MOVIMIENTO DE MI PELO (DE LEÓN AFRICANO) Y TODA SU DESCARGA

ELÉCTRICA

3333333333333333333333333333333333333333333333333333333333333333333333

MUNDOS ONDAS GENTE QUE ME INTERESA:

NICANOR PARRA CATULO QUEVEDO LAUTRÉAMONT MAGRITTE CHIRICO ARTAUD

VACHÉ JARRY BRETON BORIS VIAN BURROUGHS GINSBERG KEROUAC KAFKA

BAKUNIN CHAPLIN GODARD FASSBINDER ALAIN TANNER FRANCIS BACON

DUBUFFET GEORGE SEGAL JUAN RAMÍREZ RUÍZ VALLEJO EL CHÉ GUEVARA

ENGELS “ESE MAESTRO DEL SARCASMO” LA COMUNA DE PARÍS LA

INTERNACIONAL SITUACIONISTA LA EPOPEYA DE LOS NAUFRAGOS DEL GRANMA (SE ME OLVIDABA): HIERONYMUS BOSCH (EL INFALTABLE)

WILHELM REICH LA APORNOGRAFÍA MÍSTICA DE CHARLES MAGNUS LA

ERÓTICA MULTICOLOR DE TOM WESSELMAN JOHN CAGE JULIAN BECK JUDITH

MALINA & SU LEAVING THEATRE (Y PARA FINALIZAR) EL MARQUÉS DE

SADE HECTOR APOLINAR ROBERTO BOLAÑO JOSÉ REVUELTAS (Y SU

DESCUBRIMIENTO DE QUE LA DIÁLECTICA A VECES TAMBIÉN ANDA COMO

CANGREJO) JUDITH GARCÍA CLAUDIA SOL (Y HASTA EN DÍAS NUBLADOS)

CLAUDIA SOL

%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%%

PODEMOS DISPARAR 2 REVOLVERES A LA VEZ / DIJO MÁS DE UNA VEZ

BUFFALO BILL

LA ESTUPIDEZ NO ES NUESTRO FUERTE

(ALFRED JARRY DIXIT)

 

Mario Santiago (1975)

http://mariosantiago.infrarrealismo.com/

Read Full Post »

Por un arte de vitalidad sin límites

José Vicente Anaya

Belleza y arte

La belleza construida en el presente con justificaciones seniles ha nacido irremediablemente muerta, y se encuentra en un ambiente de farándula burguesa que la convierte en un objeto meramente suntuario.

Esa belleza se ha asfixiado entre sus numerosos adornos: extensas disertaciones sobre la pureza de las formas, teorías sobre el color o las palabras “buenas” y “malas” que nada tienen que ver con el ser humano, innumerables panegíricos para los artistas vacuos, ediciones de poesía limitada con la firma del autor en cada ejemplar, cultismo confuso con información tan libresca que las computadoras  se mueren de envidia.

Y con la muerte de esa señora, toda producción de seudoarte cómplice ha sido afectada. Nunca se habían dado tantos artistas y críticos cuya cobardía clama por el viejo tiempo del presente, y que se arrojan desesperadamente sobre la calavera de la belleza para darle algunos toques de maquillaje, cuya supuesta calidad es atestiguada por los tenebrosos cubículos de las academias, o le cuelgan algunos artefactos de la joyería Morlock…

Tomando en cuenta lo antes dicho, nosotros nos negamos seguir el juego institucional de la “CUL — ¿cul no es un prefijo de origen francés?— TURA” que implica la teoría y práctica de los grupúsculos academicistas y sectas reduccionistas que bregan en el poder editorial y que con sus esquemas se vanaglorian de una absoluta corrección sobre lo que “la belleza debe ser”.

Y nosotros no decimos que “la belleza debe ser” sino que LA BELLEZA ES, EXISTE EN EL PRESENTE, está en la vida misma sin restricciones, sin esquemas apriorísticos, sin límites, y por todo esto, INDEPENDIENTE de las instituciones y fuera de los consejos vejestorios y epígonos anatematizantes.

Situación presente.

Esta es la gravedad de nuestro siglo: LA GENTE ESTÁ ENFERMA DE CORDURA Y SENSATEZ.

Todos los conformistas sufren de cordura y sensatez.

La cordura y la sensatez destruyen la imaginación del ser humano y lo reducen a un plano objetual en el que permanece cotidianamente reproduciendo una vida miserable; el individuo es aplastado por su propia impotencia y conformismo para hacer nada:

—los hambrientos dejan pasar el pan frente a sus narices;

—los artistas piensan que el arte se termina cuando los publican o exponen sus obras;

—los amantes se niegan a aventurarse buscando nuevas respuestas al amor;

—los “pensadores” se dedican todo el tiempo a buscar epítetos con los cuales denigrar a sus detractores;

—las corrientes políticas se consideran “Demiurgos” con sus teorías inmediatistas, apráxicas, ante la realidad social;

—y un millón-por-segundo de etcéteras más.

Nuestros contemporáneos en los tiempos que corren se tratan como seres cosificados. Los individuos se abandonan a una autocomplacencia pasiva buscando una tranquilidad que nunca existirá, siendo que el ser humano siempre será el producto de luchas internalizadas e históricas que engloban a toda la sociedad… La mayoría de la gente se refugia en la ideologización y se abandonan a quienes les quitan lo más preciado que tiene el individuo: SU HUMANIDAD… Sólo asumiéndose a sí mismos es que los individuos pueden romper en la práctica a todo sistema manipulador que trate de “regularles” la vida. Todo ser humano que se estime a sí mismo se opondrá a todo control externo, venga de donde venga: religión, “ciencia”, partido político, Estado, psiquiatría, psicología, psicoanálisis, etc.

Los individuos que reducen la vida a su propia simplicidad y pragmatismo no ven más allá de las paredes artificiales que ellos mismos han levantado, este es uno de los modos en que la imaginación creativa es asesinada, sin considerar que esa imaginación es otra prerrogativa de la humanidad y de la persona. Por todo lo dicho, los artistas sin límites son necesarios en los tiempos de miseria como el presente.

DEBEMOS ROMPER TODOS NUESTROS NERVIOS porque ya están desgastados, totalmente inservibles, insensibles, y sólo nos mantienen en una situación degradante en la que todos nuestros actos pierden el sentido de lo humano.

EL REINO DE LA FELICIDAD ESTÁ AQUÍ Y AHORA en todo individuo que realiza una praxis humana en la que se reconoce sujeto/objeto, masculino/femenino, negativo/positivo, bueno/malo; praxis en la que ama y lucha, donde crearse a sí mismo significa hacerse y deshacerse en una esencia vital…

Tenemos que actuar en todos los frentes posibles e imposibles de la vida humana. TODA REDENCIÓN ABSOLUTA E HIPOSTASIADA ES FALSA.

Infrarrealismo e infrarrealistas

El infrarrealismo es la espontánea e inesperada aparición de la clave determinante que asalta y destruye todas las reglas que constriñen y retrasan al ser humano y sus manifestaciones. Así, el infrarrealismo es la contingencia que lidia con los significados y cambios que nunca pueden ser previstos por el racionalismo ni siquiera con la ayuda de toneladas de equipos de precisión. El infrarrealismo está aquí, todo lo penetra y viaja en el vehículo de lo inmediato.

Para ser infrarrealista hay que vivir desde ahora en las galaxias de los hoyos negros, lo que significa estar en la vida misma que se comporta y expresa como esas galaxias, donde lo extraordinario sucede cotidianamente, lo imposible es posible y los actos inciden en maravillas inesperadas. Esas galaxias son vistas por los ojos que captan los asombros, son tocadas por las manos que captan delicias y deleitan desplazándose por las texturas vivas de los cuerpos humanos; son vivibles por los movimientos que luchan por la libertad, son una danza en las estrellas; son percibidas por el coraje de vivir, cueste lo que cueste, cada instante auténticamente; se encuentran en todos los combates individuales y sociales que crean las metamorfosis de la vida humana; se oyen en todas las voces, músicas, gruñidos, canciones, sonidos que se configuran en los caminos de las almas anhelantes; son alucinadas en las mentes verdaderas que penetran lo impenetrable con el arte. Quienes las buscan, entran en esas galaxias; el nombre inmediato con el que son designadas no es importante, puesto que dichos nombres son sólo las múltiples formas de nombrar la HUMANIZACIÓN que hacen del individuo un ser completo.

—El infrarrealismo es la multitud de cuerdas que ayudaron a derribar estatuas de opresores como el zar Pedro o Stalin.

—El infrarrealismo es la pistola de Sergei Esenine cuyos disparos recitaron su poema para los Estados Unidos.

—El infrarrealismo es una mandarina cuya cáscara es pelada con los dientes mientras se sigue saboreando.

—Gerard de Nerval es infrarrealista caminando por las calles de París mientras jala con un cordón una langosta.

—Un acto infrarrealista es don Quijote de la Mancha derribando al farsante Caballero de los Espejos.

—El infrarrealismo canta y gruñe, tiene miedo y es valiente, ama y odia, atina y desatina, gana y pierde, se compone y se descompone, se aflige y se serena, ríe y llora, aprueba y desaprueba, pero siempre se conmueve con sus contradicciones, para bien o para mal.

—El infrarrealismo no tiene acciones en fábricas ni en instituciones bancarias y, por lo mismo, no se acongoja cuando los obreros hacen huelga o los bancos son asaltados.

—El infrarrealismo ama sin reservas y no cree en el matrimonio. Le gusta ser aventurero en todo y piensa que las cosas no están hechas sino haciéndose (incluso piensa que muchas cosas están malhechas).

—El infrarrealismo se burla de las alternativas capitalistas que siempre son: “¿coca-cola o pepsi-cola?”

—El infrarrealismo le saca la lengua a la etiqueta, se muere de risa en las conferencias de los letrados, respira al aire libre y no tiene mamá ni papá y es andrógino.

—El infrarrealismo piensa que el llamado “oficio de escritor” es una invención de los literatos que han querido vivir confortablemente del arte, lo que significa un indecoroso comercio de la vida.

—El infrarrealismo es epicúreo, sodomita, heraclitiano, hedonista, narcisista, kantiano, hegeliano, marxista, anarquista, metafísico, patafísico, utópico, existencialista; simultáneamente todo esto y nada a la vez; pero rechaza la reproducción de sectas de il corpore fascista.

—El infrarrealismo no es secta de ningún tipo, no distribuye membresías ni boletos y no elige a sus miembros por ningún mecanismo de mayorías ni de minorías porque para ser infrarrealista basta con ser infrarrealista.

—El grupo de los poetas infrarrealistas no tiene estatutos ni reglas de conducta, puesto que formamos un grupo nogrupo.

—Para el infrarrealismo más vale lamentar que prevenir.

EL INFRARREALISMO EXISTE Y NO EXISTE

José Vicente Anaya (Chihuahua, 1947)

http://josevicente.infrarrealismo.com/MANIFIESTO.htm

Read Full Post »

DÉJENLO TODO, NUEVAMENTE

primer manifiesto infrarrealista

Roberto Bolaño

“Hasta los confines del sistema solar hay cuatro horas-luz; hasta la estrella más cercana, cuatro años-luz. Un desmedido océano de vacío. Pero ¿estamos realmente seguros de que sólo haya  un vacío? Únicamente sabemos que en este espacio no hay estrellas luminosas; de existir, ¿serían visibles? ¿Y si existiesen cuerpos no luminosos u oscuros? ¿No podría suceder en los mapas celestes, al igual que en los de la tierra, que estén indicadas las estrellas-ciudades y omitidas las estrellas-pueblos?”

-Escritores soviéticos de ciencia ficción arañándose el rostro a medianoche.

-Los infrasoles (Drummond diría los alegres muchachos proletarios).

-Peguero y Boris solitarios en un cuarto lumpen presintiendo a la maravilla detrás de la puerta.

-Free Money

*

¿Quién ha atravesado la ciudad y por única música sólo ha tenido los silbidos de sus semejantes, sus propias palabras de asombro y rabia?

El tipo hermoso que no sabía

que el orgasmo de las chavas es clitoral

(Busquen, no solamente en los museos hay mierda) (Un proceso de museificación individual) (Certeza de que todo está nombrado, develado) (Miedo a descubrir) (Miedo a los desequilibrios no previstos).

*

Nuestros parientes más cercanos:

los francotiradores, los llaneros solitarios que asolan los cafés de chinos de latinoamérica, los destazados en supermarkets, en sus tremendas disyuntivas individuo-colectividad; la impotencia de la acción y la búsqueda (a niveles individuales o bien enfangados en contradicciones estéticas) de la acción poética.

*

Pequeñitas estrellas luminosas guiñándonos eternamente un ojo desde un lugar del universo llamado Los laberintos.

-Dancing-Club de la miseria.

-Pepito Tequila sollozando su amor por Lisa Underground.

-Chúpaselo, chúpatelo, chupémoselo.

-Y el Horror

*

Cortinas de agua, cemento o lata, separan  una maquinaria cultural, a la que lo mismo le da servir de conciencia o culo de la clase dominante, de un acontecer cultural vivo, fregado, en constante muerte y nacimiento, ignorante de gran parte de la historia y las bellas artes (creador cotidiano de su loquísima istoria y de su alucinante vellas hartes), cuerpo que por lo pronto experimenta en sí mismo sensaciones nuevas, producto de una época en que nos acercamos a 200 kph. al cagadero o a la revolución.

“Nuevas formas, raras formas”, como decía entre curioso y risueño el viejo Bertolt.

*

Las sensaciones no surgen de la nada (obviedad de obviedades), sino de la realidad condicionada, de mil maneras, a un constante fluir.

-Realidad múltiple, nos mareas!

Así, es posible que por una parte se nazca y por otra estemos en las primeras butacas de los últimos coletazos. Formas de vida y formas de muerte se pasean cotidianamente por la retina. Su choque constante da vida a las formas infrarrealistas: EL OJO DE LA TRANSICIÓN

*

Metan a toda la ciudad al manicomio. Dulce hermana, aullidos de tanque, canciones hermafroditas, desiertos de diamante, sólo viviremos una vez y las visiones cada día más gruesas y resbalosas. Dulce hermana, aventones para Monte Albán. Apriétense los cinturones porque se riegan los cadáveres. Una movida de menos.

*

¿Y la buena cultura burguesa? ¿Y la academia y los incendiarios? ¿y las vanguardias y sus retaguardias? ¿Y ciertas concepciones del amor, el buen paisaje, la Colt precisa y multinacional?

Como me dijo Saint-Just en un sueño que tuve hace tiempo: Hasta las cabezas de los aristócratas nos pueden servir de armas.

*

-Una buena parte del mundo va naciendo y otra buena parte muriendo, y todos sabemos que todos tenemos que vivir o todos morir: en esto no hay término medio.

Chirico dice: es necesario que el pensamiento se aleje de todo lo que se llama lógica y buen sentido, que se aleje de todas las trabas humanas de modo tal que las cosas le aparezcan bajo un nuevo aspecto, como iluminadas por una constelación aparecida por primera vez. Los infrarrealistas dicen: Vamos a meternos de cabeza en todas las trabas humanas, de modo tal que las cosas empiecen a moverse dentro de uno mismo, una visión alucinante del hombre.

-La Constelación del Bello Pájaro.

-Los infrarrealistas proponen al mundo el indigenismo: un indio loco y tímido.

-Un nuevo lirismo, que en América Latina comienza a crecer, a sustentarse en modos que no dejan de maravillarnos. La entrada en materia es ya la entrada en aventura: el poema como un viaje y el poeta como un héroe develador de héroes. La ternura como un ejercicio de velocidad. Respiración y calor. La experiencia disparada, estructuras que se van devorando a sí mismas, contradicciones locas.

Si el poeta está inmiscuido, el lector tendrá que inmiscuirse.

“libros eróticos sin ortografía

*

Nos anteceden las MIL VANGUARDIAS DESCUARTIZADAS EN LOS SESENTAS

Las 99 flores abiertas como una cabeza abierta

Las matanzas, los nuevos campos de concentración

Los Blancos ríos subterráneos, los vientos violetas

Son tiempos duros para la poesía, dicen algunos, tomando té, escuchando música en sus departamentos, hablando (escuchando) a los viejos maestros. Son tiempos duros para el hombre, decimos nosotros, volviendo a las barricadas después de una jornada llena de mierda y gases lacrimógenos, descubriendo / creando música hasta en los departamentos,  mirando largamente los cementerios-que-se-expanden, donde toman desesperadamente una taza de té o se emborrachan de pura rabia o inercia los viejos maestros.

Nos antecede HORA ZERO

((Cría zambos y te picarán los callos))

Aún estamos en la era cuaternaria. ¿Aún estamos en la era cuaternaria?

Pepito Tequila besa los pezones fosforescentes de Lisa Underground y la ve alejarse por una playa en donde brotan pirámides negras.

*

Repito:

el poeta como héroe develador de héroes, como el árbol rojo caído que anuncia el principio del bosque.

-Los intentos de una ética-estética consecuente están empedrados de traiciones o sobrevivencias patéticas.

-Y es que el individuo podrá andar mil kilómetros pero a la larga el camino se lo come.

-Nuestra ética es la Revolución, nuestra estética la Vida: una-sola-cosa.

*

Los burgueses y los pequeños burgueses se la pasan en fiesta. Todos los fines de semana tienen una. El proletariado no tiene fiesta. Sólo funerales con ritmo. Eso va a cambiar. Los explotados tendrán una gran fiesta. Memoria y guillotinas. Intuirla, actuarla ciertas noches, inventarle aristas y rincones húmedos, es como acariciar los ojos ácidos del nuevo espíritu.

*

Desplazamiento del poema a través de las estaciones de los motines: la poesía produciendo poetas produciendo poemas produciendo poesía. No un callejón eléctrico / el poeta con los brazos separados del cuerpo / el poema desplazándose lentamente de su Visión a su Revolución. El callejón es un punto múltiple. “Vamos a inventar para descubrir su contradicción, sus formas invisibles de negarse, hasta aclararlo”. Desplazamiento del acto de escribir por zonas nada propicias para el acto de escribir.

¡Rimbaud, vuelve a casa!

Subvertir la realidad cotidiana de la poesía actual. Los encadenamientos que conducen a una realidad circular del poema. Una buena referencia: el loco Kurt Schwitters. Lanke trr gll, o, upa kupa arggg, devienen en línea oficial, investigadores fonéticos codificando el aullido. Los puentes del Noba Express son anti-codificantes: déjenlo que grite, déjenlo que grite (por favor no vayan a sacar un lápiz ni un papelito, ni lo graben, si quieren participar griten también), así que déjenlo que grite, a ver qué cara pone cuando acabe, a qué otra cosa increíble pasamos.

Nuestros puentes hacia las estaciones ignoradas. El poema interrelacionando realidad e irrealidad

*

Convulsivamente

*

¿Qué le puedo pedir a la actual pintura latinoamericana? ¿Qué le puedo pedir al teatro?

Más revelador y plástico es pararse en un parque demolido por el smog y ver a la gente cruzar en grupos (que se comprimen y se expanden) las avenidas, cuando tanto a los automovilistas como a los peatones les urge llegar a sus covachas, y es la hora en que los asesinos salen y las víctimas los siguen.

¿Realmente qué historias me cuentan los pintores?

El vacío interesante, la forma y el color fijos, en el mejor de los casos la parodia del movimiento. Lienzos que sólo servirán de anuncios luminosos en las salas de los ingenieros y médicos que coleccionan.

El pintor se acomoda en una sociedad que cada día es más “pintor” que él mismo, y ahí es donde se encuentra desarmado y se inscribe de payaso.

Si un cuadro de X es encontrado en alguna calle por Mara, ese cuadro adquiere categoría de cosa divertida y comunicante; es un salón es tan decorativo como los sillones de fierro del jardín del burgués / ¿cuestión de retina? / sí y no / pero mejor sería encontrar ( y por un tiempo sistematizar azarosamente) el factor detonante, clasista, cien por ciento propositivo de la obra, en yuxtaposición a los valores de “obra” que la están precediendo y condicionando.

-El pintor deja el estudio y CUALQUIER statu quo y se mete de cabeza en la maravilla / o se pone a jugar ajedrez como Duchamp / Una pintura didáctica para la misma pintura / Y una pintura de la pobreza, gratis o bastante barata, inacabada, de participación, de cuestionamiento en la participación, de extensiones físicas y espirituales ilimitadas.

La mejor pintura de América Latina es la que aún se hace a niveles inconscientes, el juego, la fiesta, el experimento que nos da una real visión de lo que somos y nos abre a lo que podemos será la mejor pintura de América Latina es la que pintamos con verdes y rojos y azules sobre nuestros rostros, para reconocernos en la creación incesante de la tribu.

*

Prueben a dejarlo todo diariamente.

Que los arquitectos dejen de construir escenarios hacia dentro y que abran las manos (o que las empuñen, depende del lugar) hacia ese espacio de afuera. Un muro y un techo adquieren utilidad cuando no sólo sirven para dormir o evitar lluvias sino cuando establecen, a partir, por ejemplo, del acto cotidiano del sueño, puentes conscientes entre el hombre y sus creaciones, o la imposibilidad momentánea de éstas.

Para la arquitectura y la escultura los infrarrealistas partimos de dos puntos: la barricada y el lecho.
*

La verdadera imaginación es aquella que dinamita, elucida, inyecta microbios esmeraldas en otras imaginaciones. En poesía y en lo que sea, la entrada en materia tiene que ser ya la entrada en aventura. Crear las herramientas para la subversión cotidiana. Las estaciones subjetivas del ser humano, con sus bellos árboles gigantescos y obscenos, como laboratorios de experimentación. Fijar, entrever situaciones paralelas y tan desgarradoras como un gran arañazo en el pecho, en el rostro. Analogía sin fin de los gestos. Son tantos que cuando aparecen los nuevos ni nos damos cuenta, aunque los estamos haciendo / mirando frente a un espejo. Noches de tormenta. La percepción se abre mediante una ética-estética llevada hasta lo último.
*

Las galaxias del amor están apareciendo en la palma de nuestras manos.

-Poetas, suéltense las trenzas (si tienen)

-Quemen sus porquerías y empiecen a amar hasta que lleguen a los poemas incalculables

-No queremos pinturas cinéticas, sino enormes atardeceres cinéticos

-Caballos corriendo a 500 kilómetros por hora

-Ardillas de fuego saltando por árboles de fuego

-Una apuesta para ver quién pestañea primero, entre el  nervio y la pastilla somnífera
*

El riesgo siempre está en otra parte. El verdadero poeta es el que siempre está abandonándose. Nunca demasiado tiempo en un mismo lugar, como los guerrilleros, como los ovnis, como los ojos blancos de los prisioneros a cadena perpetua.
*

Fusión y explosión de dos orillas: la creación como un graffiti resuelto y abierto por un niño loco.

Nada mecánico. Las escalas del asombro. Alguien, tal vez el Bosco, rompe el acuario del amor. Dinero gratis. Dulce hermana. Visiones livianas como cadáveres. Little boys tasajeando de besos a diciembre.
*

A las dos de la mañana, después de haber estado en casa de Mara, escuchamos (Mario Santiago y algunos de nosotros) risas que salían del penthouse de un edificio de 9 pisos. No paraban, se reían y se reían mientras nosotros abajo nos dormíamos apoyados en varias casetas telefónicas. Llegó un momento en que sólo Mario seguía prestando atención a las risas (el penthouse es un bar gay o algo parecido y Darío Galicia nos había contado que siempre está vigilado por policías). Nosotros hacíamos llamadas telefónicas pero las monedas se hacían de agua. Las risas continuaban. Después de que nos fuimos de esa colonia Mario me contó que realmente nadie se había reído, eran risas grabadas y allá arriba, en el penthouse, un grupo reducido, o quizás un solo homosexual, había escuchado en silencio su disco y nos lo había hecho escuchar.

-La muerte del cisne, el último canto del cisne, el último canto del cisne negro, NO ESTÁN en el Bolshoi sino en el dolor y la belleza insoportables de las calles.

-Un arcoiris que principia en un cine de mala muerte y que termina en una fábrica en huelga.

-Que la amnesia nunca nos bese en la boca. Que nunca nos bese.

-Soñábamos con utopía y nos despertamos gritando.

-Un pobre vaquero solitario que regresa a su casa, que es la maravilla.
*

Hacer aparecer  las nuevas sensaciones -Subvertir la cotidianeidad

O.K.

DÉJENLO TODO, NUEVAMENTE

LÁNCENSE A LOS CAMINOS

 

Roberto Bolaño, México, 1976

(Santiago de Chile 1953-Barcelona, España 2003)

http://manifiestos.infrarrealismo.com/primermanifiesto.html

Read Full Post »

(Actopan, 1877-Madrid, 1929), poeta y diplomático, su obra poética se encuadra en el modernismo, se centra en temas eróticos y recoge motivos culturales de los países que conoció a lo largo de su actividad como embajador y representante mexicano en el exterior. Entre sus libros figuran Cuarzos (1902), Hilo de corales (1904), Caro victrix (1907), Rimas japonesas (1915), Libro de loco amor (1916), Joyelero (1922), etc. Autor también de narraciones (El enemigo, 1900; Nikko, 1910; Salamadra, 1919; etc.), novelas (Hojas de bambú, 1910; Saga de Sigfrida la blonda, 1922) y una tragedia (El águila que cae, 1916).

Selección y nota Guillermo Sheridan

Nota introductoria

Libidinal, enhiesto de la sierra de Hidalgo (1877), Efrén Rebolledo fue uno de esos modernistas mexicanos en los que pareció reunirse la suficiente dosis de anacronismo como para haber pasado de moda aun antes de empezar a escribir. Su obra, formada por una decena de libros de poesía y antologías, una obra de teatro y tres o cuatro noveletas, es puntal del lugar común de nuestro modernismo rescatable, de ese modernismo semimuerto de origen en el que la pálida joyería parnasiana ya se mezcla con los póstumos hedores del numinoso dariano.

Su obra, también, es la capitulación de un balbuciente cosmopolitismo moral y la nómina para el postrer desfile de todos los convencionalismos fin de siécle sin olvidar el americanismo, el fervor de la bicicleta o la entrega a la esoteria de Blavatzky o de Peladán. La obra de Rebolledo equivale, en su habilidad sincrética, a la de ciertos modernistas menores como Bernardo Couto Castillo: vaciar, en el veleidoso perol de una modernidad más asumida que habitada, todas las ocurrencias y recurrencias del arribismo estético de la hora.  A Rebolledo, no obstante, lo salva como poeta la sazón  con que pudo mejorar tal guiso: el erotismo.

Esa sazón es en Rebolledo una alquimia o, mejor, una metáfora sostenida siempre: su afán artificializante lo lleva, cuando se asume esteta, a transmutar lo abstracto y lo natural en bisutería inorgánica, y cuando se acepta erótico, a convertirlo todo en  “carne victoriosa”. Este sistema de reversiones lo llevó a alternar una poética gautierana de la elegancia (que es francamente olvidable, como lo insinúa Villaurrutia) con una poética espasmódica de la deyección y de lo orgánico. Así, cuando Rebolledo se aproxima a la distinción, logra sugerir un ámbito en el que la materia, como los personajes o las voces, se suavizan y someten, dúctiles, al designio erótico: las “blancas esculturas” se mudan en  “carne sensible” y las  “duras cornalinas” en  “sangre caliente”.

El proyecto es un sueño que cuaja en el deseo: es Galatea, ante el ojo inflamado de Pygmalión, eternamente suspendida a la mitad de la mutación. El valor del erotismo poético  de Rebolledo radica en la habilidad para conseguir esos estados que, a la vez, consiguen para él la supervivencia en el parnaso mexicano. De no haber sido por eso, su obra hubiera quedado como curiosidad dentro de ese discurso enumerativo y exhuberante que marca todo nuestro modernismo menor.

Rebolledo también usó y abusó de las cosas: medievales, japonesas, joyeles, mitologías excéntricas; la urbe comatosa, el  fiordo serafítico, o el jardín oriental suspendido en su etereidad son todos escenarios sustituibles, pero cuando en ellos se dramatizan los devaneos del falo y la tiranía del deseo, con todo y sus hábiles eufemismos y la truculencia de sus aberraciones, consigue atmósferas de gran delicadeza sexual y una intensidad que toca el desafuero. Es entonces cuando Villaurrutia, en 1939, habla de “los mejores poemas de amor sexual de la poesía mexicana” para agregar de inmediato que esos poemas no son ya como una joya sino una joya. Esa joya, por otra  parte, es el soneto que distingue a Rebolledo de sus maestros de poesía erótica, Swinburne y Richepin en Europa, Darío y Lugones en América. Y el soneto como forma tendrá en él un secuaz notable.

Los doce sonetos de Caro Victrix (“Carne victoriosa”, literalmente) significan el momento en que Rebolledo logra evadirse de la rutilante monorritmia de buena parte de su obra anterior por el hueco hasta entonces casi inhollado del amor sexual como asunto poético. Se trata, por supuesto, de una poesía que ha dejado su cuidado entre las azucenas  olvidado, que ha dejado toda gazmoñería y todo planteamiento velador. Ritmo, imágenes, alusiones celebran y refinan el goce con una plasticidad visual extraordinaria que no quita del todo  el velo, pero que logra hacer de él un acicate más para el disfrute. En ellos triunfa la carne en su sentido más epidérmico, desenfadadamente nervioso, menos “interesado en la idealización que en el contacto”, como dice Carlos Monsiváis. La entrega, como en  “Posesión” es  “generosa”, si bien el goce que de ella nace deja una sensación “de delicia y de congoja”. ¿Podría ser, en esta época, de otra manera? Los dioses de Rebolledo impelen a su acólito a las mismas crisis: como Hannon, como Huysmans, como Darío mismo, este erótico alterna la erupción  con el arrepentimiento, si bien en él el dilema ya es más tema literario que preocupación interna.  Caro Victrix y su fina intemperancia logra sacudirse el resquemor de la culpa decadentista y los signos de la época que ahí se manipulan acentúan su especial vigor antes que distraer con sus cargas convencionales.

La selección de los poemas se ha normado por el criterio que para el caso  sugiere Villaurrutia en su  prólogo a las Obras escogidas de Rebolledo editadas  en 39 por editorial Cvltvra. Decía entonces el sonámbulo: “tratar de representar aislada, en lo posible, la nota erótica de Efrén Rebolledo, aislar esa cualidad  personal y valiosa, equivale a ejercer un acto de justicia con un poeta digno de atención y memoria”. Reticente cuando piensa en la calidad de Rebolledo,  honesto cuando ve en él lo meritorio de su actitud ante  el erotismo, Villaurrutia justifica la presencia de nuestro poeta en esta colección de  “Poesía moderna”.

Su modernidad no es sólo el gesto, el golpe que estos cuantos poemas marcan sobre los belfos solemnes de nuestra sociedad pacata; lo moderno es, sobre todo, la calidad del que, gozoso, también se sabe artista. Después de años dedicados al servicio exterior mexicano, el licenciado Rebolledo murió en funciones en Madrid, en 1929. Sus  Obras completas se deben, como en varios otros casos, a la dedicación de Luis Mario Schneider quien las publicó en Ediciones de Bellas Artes, México, 1968.

Cuarzos

Prólogo A José Juan Tablada

Uncioso amante de opulentos

Cofres cuajados de ornamentos,

Donde guardar mis pensamientos,

Viví en el místico santuario

Del arte, y mudo y solitario

Como paciente lapidario,

En las sortijas y diademas

Rimé sonetos y poemas

Con las estrofas de las gemas,

Puliendo joyas de oro fino

Para que ardiera mi divino

Sueño en esmalte peregrino.

Por su tersura y transparencia

Grabé en la clara refulgencia

De los diamantes mi paciencia.

Mi fe es el jaspe veteado,

Y en el zafiro inmaculado

Está mi anhelo cincelado.

Con el carbunclo que derrama

Su luz más roja que una llama

De mi amor digo la flama.

En la turquesa de agua pura

Ríe destellos mi ventura

Y llora el ónix mi amargura,

Y así, labrando en la faceta

De los cristales o en la veta

De oro el ensueño del poeta,

7 Al pensamiento más sencillo

Le transmití pureza y brillo

Con los cinceles y el martillo.

De Cuarzos (1896-1901)

Santa Teresa

El misticismo de la celda: brilla

En la sombra el reflejo de la lámpara,

Oscilando como una moribunda

Pupila que se estrecha y se dilata.

Qué tristeza en la llama que agoniza,

Qué blancas las paredes de la estancia,

Qué implacable silencio de sepulcro

En la indecisa claridad. La Santa

Reposa sobre el lecho inmaculado,

El lecho que se eleva como un ara

En uno de los ángulos sombríos;

Por su frente que han hecho mustia y pálida

Tanta meditación y tanto ayuno

Corre el sudor en transparentes lágrimas;

Sus ojos siempre abiertos por el éxtasis

Se entornan abatiendo sus pestañas;

En sus labios enjutos y apacibles

Perfumados con mirras de plegarias

Se despiertan los besos voluptuosos,

Y sus brazos, más blancos que las sábanas,

Queriendo rodear algo invisible,

Se retuercen, se agitan y se enlazan.

Sueña: sueña que el Cristo macilento,

El cuerpo exangüe y celestial que ama,

Sonríe tras su mueca de amargura,

Que sus frescas heridas se restañan

Y sus lívidos miembros se coloran

Y se cierran las bocas de sus llagas;

Sueña que su mirada se ilumina

Y del madero ignominioso baja

8 Más radiante que un ángel y más bello

Al lecho que se eleva como un ara,

Y que mezclan y juntan sus alientos

Y que sus cuerpos vírgenes se enlazan,

Y que en un beso trémulo y sonoro

Se confunden sus bocas invioladas.

De Cuarzos

Los Besos

Dame tus manos puras: una gema

Pondrá en cada falange transparente

Mi labio tembloroso, y en tu frente

Cincelará una fúlgida diadema.

Tus ojos soñadores, donde trema

La ilusión, besaré amorosamente,

Y con tu boca rimará mi ardiente

Boca un anacreóntico poema.

Y en tu cuello escondido entre las gasas

Encenderé un collar, que con sus brasas

Queme tus hombros tibios y morenos,

Y cuando al desvestirte lo desates,

Caiga como una lluvia de granates

Calcinando los lirios de tus senos.

De Cuarzos

Hacia el Ideal (fragmento)

V

Me asomé a tus pupilas, donde nada

El húmedo esplendor de las turquesas,

Y una nube preñada de promesas

Obscureció el cristal de tu mirada.

Sonreía tu boca, más rosada,

9 Más dulce que la pulpa de las fresas,

Y entumidas y torpes de estar presas

Mis ansias escapáronse en parvadas.

Ocultando a mi vista su misterio,

Despedía su lúbrico sahumerio

Tu carne, satinada como el raso,

Y cuando al fin miré tus perfecciones,

Combándose mi anhelo como un vaso

Recibió la primicia de tus dones.

De Cuarzos

La vejez del Sátiro

A Luis Barreda

Junto con los silvanos juguetones

Animó las florestas sosegadas,

Y enseñó a las sonoras enramadas

A repetir sus rústicas canciones.

A la sombra de verdes pabellones

Desfloró pudorosas hamadriadas,

Y corrió tras las ninfas asustadas

Al par de los centauros garañones.

Hoy el soplo glacial de los inviernos

Ha doblado las puntas de sus cuernos,

Su flauta de carrizos está muda,

Y lleno de pesares y congojas,

Al mirar una náyade desnuda

Suspira de impotencia entre las hojas.

De Cuarzos

Magna Volutas

Enciende en la obsidiana de tus ojos

La mirada más tierna y más amante,

Y matiza el marfil de tu semblante

Con la lumbre solar de tus sonrojos.

Cierra tus brazos nítidos y flojos

En torno de mi cuello palpitante,

Y restrega en mi pecho jadeante

Tus pezones coléricos y rojos.

Mírame dulcemente, dulcemente,

Destilando tu beso disolvente

Y sonoro en mi labio que se inclina,

Y déjame chupar tu lengua untuosa

Que exacerba mi fiebre voluptuosa

Y me tienta como una golosina.

De Poemas no coleccionados (1901)

Reliquia

A mis amigos los redactores y dibujantes

de la “Revista Moderna” de México.

Me llevé el deslumbramiento

De tu blanquísima tez,

Y en mis manos voluptuosas

La sensación de tu piel,

Y recordaba tu imagen,

Acordándome también

De las liras, de las ánforas

Y de las alas, tal vez,

Porque remedan contornos

Y gálibos de mujer,

Y en la noche saturada

De tu memoria, soñé

Que era un escultor de Atenas,

Y que estaba en un taller

Lleno de hermosas estatuas

Del Arte y la Forma prez,

Y que tú estabas desnuda

Y mi labio era un cincel,

Y que pulía tu cuerpo

Muriéndome de placer

Desde tu bendita frente

Hasta tus divinos pies.

De Hilo de Corales (1902-03)

Tú no sabes lo que es ser esclavo

Tú no sabes lo que es ser esclavo

De un amor imperioso y ardiente,

Y llevar un afán como un clavo,

Como un clavo metido en la frente.

Tú no sabes lo que es la codicia

De morder en la boca anhelada,

Resbalando su inquieta caricia

Por contornos de carne nevada.

Tú no sabes los males sufridos

Por quien lucha rendido y que ruega,

Y que tiene los brazos tendidos

Hacia un cuerpo que nunca se entrega.

Y no sabes lo que es el despecho

De pensar en tus formas divinas

Revolviéndose solo en su lecho

Que el insomnio ha sembrado de espinas.

De Hilo de Corales

Croquis Nocturno

Una canora flauta con sus melifluas gamas

Los velos de la noche salpica de dulzura,

Y con sus raros signos y sus inciertas llamas

Polícromas linternas orlan la calle obscura.

Hondo silencio reina: pero hay en los umbrales,

En el jardín umbroso y en los convexos puentes,

Miradas que contemplan los líquidos cristales,

Las sombras caprichosas y el cielo refulgente.

Y el sueño que recama de luz las fantasías

Sin desflorar los labios lo dice en glosas tiernas

La flauta que desgrana sus dulces melodías

En la ciudad obscura puntuada de linternas.

De Rimas japonesas (1915)

Caro Victrix (1916)

Posesión

Se nublaron los cielos de tus ojos,

Y como una paloma agonizante,

Abatiste en mi pecho tu semblante

Que tiñó el rosicler de los sonrojos.

Jardín de nardos y de mirtos rojos

Era tu seno mórbido y fragante,

Y al sucumbir, abriste palpitante

Las puertas de marfil de tus hinojos.

Me diste generosa tus ardientes

Labios, tu aguda lengua que cual fino

Dardo vibraba en medio de tus dientes.

Y dócil, mustia, como débil hoja

Que gime cuando pasa el torbellino,

Gemiste de delicia y de congoja.

El beso de Safo

Más pulidos que el mármol transparente,

Más blancos que los blancos vellocinos,

Se anudan los dos cuerpos femeninos

En un grupo escultórico y ardiente.

Ancas de cebra, escorzos de serpiente,

Combas rotundas, senos colombinos,

Una lumbre los labios purpurinos,

Y las dos cabelleras un torrente.

En el vivo combate, los pezones

que se embisten, parecen dos pitones

Trabados en eróticas pendencias,

Y en medio de los muslos enlazados,

Dos rosas de capullos inviolados

Destilan y confunden sus esencias.

Ante el Ara

Te brindas voluptuosa e impudente,

Y se antoja tu cuerpo soberano

Intacta nieve de crestón lejano,

Nítida perla de sedoso oriente.

Ebúrneos brazos, nunca transparente,

Aromático busto beso ufano,

Y de tu breve y satinada mano

Escurren las caricias lentamente.

Tu seno se hincha como láctea ola,

El albo armiño de mullida estola

No iguala de tus muslos la blancura,

Mientras tu vientre al que mi labio inclino,

Es un vergel de lóbrega espesura,

Un edén en un páramo de lino.

Tristán e Isolda

Vivir encadenados es su suerte,

Se aman con un anhelo que no mata

La posesión, y el lazo que los ata

Desafía a la ausencia y a la muerte.

Tristán es como el bronce, obscuro y fuerte

Busca el regazo de pulida plata,

Isolda chupa el cáliz escarlata

Que en crespo matorral esencias vierte.

Porque se ven a hurto, el adulterio

Le da un sutil y criminal resabio

A su pasión que crece en el misterio.

Y atormentados de ansia abrasadora,

Beben y beben con goloso labio

Sin aplacar la sed que los devora.

Salomé

Son cual dos mariposas sus ligeros

Pies, y arrojando el velo que la escuda,

Aparece magnífica y desnuda

Al fulgor de los rojos reverberos.

Sobre su obscura tez lucen regueros

De extrañas gemas, se abre su menuda

Boca, y prodigan su fragancia cruda

Frescas flores y raros pebeteros.

Todavía anhelante y sudorosa

De la danza sensual, la abierta rosa

De su virginidad brinda al tetrarca,

Y contemplando el lívido trofeo

De Yokanán, el núbil cuerpo enarca

Sacudida de horror y de deseo.

El Vampiro

Ruedan tus rizos lóbregos y gruesos

Por tus candidas formas como un río,

Y esparzo en su raudal crespo y sombrío

Las rosas encendidas de mis besos.

En tanto que descojo los espesos

Anillos, siento el roce leve y frío

De tu mano, y un largo calosfrío

Me recorre y penetra hasta los huesos.

Tus pupilas caóticas y hurañas

Destellan cuando escuchan el suspiro

Que sale desgarrando mis entrañas,

Y mientras yo agonizo, tú, sedienta,

Finges un negro y pertinaz vampiro

Que de mi ardiente sangre se sustenta.

La tentación de san Antonio

Es en vano que more en el desierto

El demacrado y hosco cenobita,

Porque no se ha calmado la infinita

Ansia de amar ni el apetito ha muerto.

Del obscuro capuz surge un incierto

Perfil que tiene albor de margarita,

Una boca encarnada y exquisita,

Una crencha olorosa como un huerto.

Ante la aparición blanca y risueña,

Se estremece su carne con ardores

Febriles bajo el sayo de estameña,

Y piensa con el alma dolorida,

Que en lugar de un edén de aves y flores,

Es un inmenso páramo la vida.

Leteo

Saturados de bíblica fragancia

Se abaten tus cabellos en racimo

De negros bucles, y con dulce mimo

En mi boca tu boca fuego escancia.

Se yerguen con indómita fragancia

Tus senos que con lenta mano oprimo,

Y tu cuerpo suave, blanco, opimo,

Se refleja en las lunas de la estancia.

En la molicie de tu rico lecho,

Quebrantando la horrible tiranía

Del dolor y la muerte exulta el pecho,

Y el fastidio letal y la sombría

Desesperanza y el feroz despecho

Se funden en tu himen de ambrosía.

En las tinieblas

El crespón de la sombra más profunda

Arrebuja mi lecho afortunado,

Y ciñendo tus formas a mi lado

De pasión te estremeces moribunda.

Tu cabello balsámico circunda

Los lirios de tu rostro delicado,

Y al flotar por mis dedos destrenzado

De más capuz el tálamo se inunda.

Vibra el alma en mi mano palpitante

Al palpar tu melena lujuriante,

Surca sedosos piélagos de aromas,

Busca ocultos jardines de delicias,

Y cubriendo las flores y las pomas

Nievan calladamente mis caricias.

Claro de Luna

Como un cisne espectral, la luna blanca

En el espacio transparente riela,

Y en el follaje espeso, filomela

Melifluas notas de su buche arranca.

Brilla en el fondo obscuro de la banca

Tu peinador de vaporosa tela,

Y por las frondas de satín se cuela

O en los claros la nivea luz se estanca.

Después de recorrer el mármol frío

De tu pulida tez, toco una rosa

Que se abre mojada de rocío;

Todo enmudece, y al sentir el grato

Calor de tus caricias, mi ardorosa

Virilidad se enarca como un gato.

Insomnio

Jidé, clamo, y tu forma idolatrada

No viene a poner fin a mi agonía;

Jidé, imploro, durante la sombría

Noche y cuando despunta la alborada.

Te desea mi carne torturada,

Jidé, Jidé, y recuerdo con porfía

Frescuras de tus brazos de ambrosía

Y esencias de tu boca de granada.

Ven a aplacar las ansias de mi pecho,

Jidé, Jidé, sin ti como un maldito

Me debato en la lumbre de mi lecho;

Jidé, Jidé, Jidé, y el vano grito

Rasga la noche lóbrega y eterna.

Publicado en Material de Lectura 46, Universidad Nacional Autónoma de México

Coordinación de Difusión Cultural

Dirección de Literatura

México, 2009.

Read Full Post »

A los pies de un Buda sonriente
Esther Seligson

.

“Porque ¿qué otra cosa me sería más inútil
en definitiva que una vida consolada?”
R.M. Rilke

“Supe todo sin querer. Y
sin tocar.”
Pura López Colomé, Crisálida

.

I

.

Bajé del risco
a la caleta porque la ola
se extendía sobre la playa
tan lenta tan suave
que tuve sed
de reposo
y me tendí arena
igualmente suave
porosa me dejé lamer
por el agua
“cúbreme” pedí al viento
y cerré los ojos
otros aires tocaron
mi pecho mientras el grito
de las gaviotas surcaba
esternón costillas pelvis
como quien recorre las duelas
de un muelle desierto
desertado desvalido
a fuerza de ya no acostar
ningún barco en él
sensible al rechazo

.

II

.

Bajé del risco
a la caleta
porque la arena era tan blanca
que quise hollarla
bajo mis pies
hundir el cuerpo caracol
perturbar un poco
tanta paz y blancura
con la sombra de mi
sombra
por la ladera descendí
rumbo a la orilla
del mar
encandilada por un sol
de mediodía
pies sueltos manos libres
la espalda tiesa sin embargo
hija de un pueblo duro de cerviz
traía aún demasiado
lastre ajeno ajena
a su carga ancestral
sensible al rechazo

.

III

.

Después no sé
para qué preferí las márgenes
por cuál hendedura
se me fue metiendo
el agua
tempestad a rebato
cómo mantenerse en pie
desapareció la arena
se hundió la playa
mi cuerpo se alargó
madero
y a empezar de nuevo
otra distinta travesía
otro lento asombrado
ascenso con su miedo
vacilante imprevisible
la garganta seca
“abran paso al naúfrago”
hubiese -humilde- debido pedir
más quién si yo gritare me
escucharía…

.

IV

.

Pájaro invisible
la tristeza transparenta
sus alas
ay las ceremonias del adiós
la inútil queja por
lo no dicho
una lenta erosión
cada pérdida socava
el suelo bajo los pies
y yo me niego a cubrir
con el polvo del olvido
mis sepulturas
calladamente
risco ladera orilla
donde ponga los pies
caerá la noche
al caer el día
y nada abolirá el espacio
entre las vías del tren nada
salvo la ofrenda póstuma
quizá…

.

V

.

A los pies de un Buda
vine a depositar mi querella
sonriente preguntó
“¿y qué más quieres
amén de la preciosa vida?”
no envidié su placidez
simple mortal empecinada
en su búsqueda ciega
qué podía responderle
sólo dejé entre otras miles
mis botas de peregrino
en las faldas del Potala
y me alejé
sin darle la espalda
según pide la tradición

“Anda enseña tus vergüenzas”
me dijo la voz
“a qué tanto defenderse”
sediciosa reincidente
remuevo mis rencores
como quien repasa un rosario
rece y rece
al menos a los muertos
los voy dejando en paz
en la paz de su ausencia
y lejanía
sólo doy testimonio
de una congoja sin nombre
y sin edad

A los pies del Buda
me postré entre los devotos
inmersos en el olor a cebo
y a pabilo chamuscado
giramos
con el molinillo de plegarias
en la mano siete veces siete
hasta fundirnos
en el áura ígnea
de la muchedumbre
ebriedad de asombros

pero había que volver
pude haberme quedado
lo sé
siempre he sabido
que retornar no es preciso
perentorio
todo es encrucijada
travesía

Que mis pies me lleven
dije al lugar que amo
sin saber muy bien
dónde encontrarlo
ni para qué
sin embargo llegué
señales en un mundo de señales
somos vaivén perpetuo
cercanía y ausencia
signos espejos ensueño
a los pies de un Buda sonriente…

.

Revista Fractal http://mxfractal.org/

Read Full Post »

 

 

Las tres palabras más extrañas

Cuando pronuncio la palabra Futuro,
la primera sílaba pertenece ya al pasado.
Cuando pronuncio la palabra Silencio,
lo destruyo.
Cuando pronuncio la palabra Nada,
creo algo que no cabe en ninguna no-existencia.

Versión de Abel A. Murcia
 

Del montón

Soy la que soy,
casualidad inconcebible
como todas las casualidades.
Otros antepasados podrían haber sido los míos
y yo habría abandonado
otro nido,
o me habría arrastrado cubierta de escamas
de debajo de algún árbol.
En el vestuario de la naturaleza
hay muchos trajes.
Traje de araña, de gaviota, de ratón de monte.
Cada uno, como hecho a medida,
se lleva dócilmente
hasta que se hace tiras.
Yo tampoco he elegido,
pero no me quejo.
Pude haber sido alguien
mucho menos personal.
Parte de un banco de peces, de un hormiguero, de un enjambre,
partícula del paisaje sacudido por el viento.
Alguien mucho menos feliz
criado para un abrigo de pieles
o para una mesa navideña,
algo que se mueve bajo un cristal de microscopio.
Árbol clavado en la tierra,
al que se aproxima un incendio.
Hierba arrollada
por el correr de incomprensibles sucesos.
Un tipo de mala estrella
que para algunos brilla.
¿Y si despertara miedo en la gente,
o solo asco,
o sólo compasión?
¿Y si hubiera nacido no en la tribu debida
y se cerraran ante mí los caminos?
El destino hasta ahora,
ha sido benévolo conmigo.
Pudo no haberme sido dado
recordar buenos momentos.
Se me pudo haber privado
de la tendencia a comparar.
Pude haber sido yo misma, pero sin que me sorprendiera,
lo que habría significado
ser alguien totalmente diferente.

 

Discurso en el depósito de objetos perdidos

Perdí algunas diosas en el camino de sur a norte,
y también muchos dioses en el camino de este a oeste.
Se me apagaron para siempre un par de estrellas, ábrete cielo.
Se me hundió en el mar una isla, otra.
Ni siquiera sé exactamente dónde dejé las garras,
quién trae mi piel, quién vive en mi concha.
Mis hermanos murieron cuando me arrastré a la orilla
y sólo algún huesito celebra en mí ese aniversario.
Salté de mi pellejo, perdí vértebras y piernas,
me alejé de mis sentidos muchísimas veces.
Desde hace mucho cerré mi tercer ojo ante todo esto,
me despedí de todo con la aleta, me encogí de ramas.

Se esfumó, se perdió, se dispersó a los cuatro vientos.
Yo misma me sorprendo de mí misma, de lo poco que quedó de mí:
un individuo aislado, del género humano por ahora,
que sólo perdió su paraguas ayer en el tranvía.

De “Si acaso” 1978       
Versión de Gerardo Beltrán

 

Amor a primera vista

Ambos están convencidos
de que los ha unido un sentimiento repentino.
Es hermosa esa seguridad,
pero la inseguridad es más hermosa.

Imaginan que como antes no se conocían
no había sucedido nada entre ellos.
Pero ¿qué decir de las calles, las escaleras, los pasillos
en los que hace tiempo podrían haberse cruzado?

Me gustaría preguntarles
si no recuerdan
-quizá un encuentro frente a frente
alguna vez en una puerta giratoria,
o algún “lo siento”
o el sonido de “se ha equivocado” en el teléfono-,
pero conozco su respuesta.
No recuerdan.

Se sorprenderían
de saber que ya hace mucho tiempo
que la casualidad juega con ellos,

una casualidad no del todo preparada
para convertirse en su destino,

que los acercaba y alejaba,
que se interponía en su camino
y que conteniendo la risa
se apartaba a un lado.

Hubo signos, señales,
pero qué hacer si no eran comprensibles.
¿No habrá revoloteado
una hoja de un hombro a otro
hace tres años
o incluso el último martes?

Hubo algo perdido y encontrado.
Quién sabe si alguna pelota
en los matorrales de la infancia.

Hubo picaportes y timbres
en los que un tacto
se sobrepuso a otro tacto.
Maletas, una junto a otra, en una consigna.
Quizá una cierta noche el mismo sueño
desaparecido inmediatamente después de despertar.
Todo principio
no es mas que una continuación,
y el libro de los acontecimientos
se encuentra siempre abierto a la mitad.

De “Fin y principio” 1993      
Versión de Abel A. Murcia

 

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo…

Estoy demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
No vuelo sobre él, de él no huyo
Entre las raíces arbóreas. Estoy demasiado cerca.
No es mi voz el canto del pez en la red.
Ni de mi dedo rueda el anillo.
Estoy demasiado cerca. La gran casa arde
Sin mí gritando socorro. Demasiado cerca
para que taña la campana en mi cabello.
Estoy demasiado cerca para que pueda entrar como un huésped
que abriera las paredes a su paso.
Ya jamás volveré a morir tan levemente,
tan fuera del cuerpo, tan inconsciente,
como antaño en su sueño. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca. Oigo el silbido
y veo la escama reluciente de esta palabra,
petrificada en abrazo. Él duerme,
en este momento, más al alcance de la cajera de un circo
ambulante con un solo león, vista una vez en la vida,
que de mí que estoy a su lado.
Ahora, para ella crece en él el valle
de hojas rojas cerrado por una montaña nevada
en el aire azul. Estoy demasiado cerca,
para caer del cielo. Mi grito
sólo podría despertarle. Pobre,
limitada a mi propia figura,
mas he sido abedul, he sido lagarto,
y salía de tiempos y damascos
mudando los colores de mi piel. Y tenía
el don de desaparecer de sus ojos asombrados,
lo cual es la riqueza de las riquezas. Estoy demasiado cerca,
demasiado cerca para que él sueñe conmigo.
Saco mi brazo que está debajo de su cabeza dormida,
Mi brazo dormido, lleno de agujas imaginarias.
En la punta de cada una de ellas, para su recuento,
Se han sentado ángeles caídos.

Versión de Elzbieta Borkiewicz

 

Nada sucede dos veces…

Nada sucede dos veces
ni va a suceder, por eso
sin experiencia nacemos,
sin rutina moriremos.

En esta escuela del mundo
ni siendo malos alumnos
repetiremos un año,
un invierno, un verano.

No es el mismo ningún día,
no hay dos noches parecidas,
igual mirada en los ojos,
dos besos que se repitan.

Ayer mientras que tu nombre
en voz alta pronunciaban
sentí como si una rosa
cayera por la ventana.

Ahora que estamos juntos,
vuelvo la cara hacia el muro.
¿Rosa? ¿Cómo es la rosa?
¿Como una flor o una piedra?

Dime por qué, mala hora,
con miedo inútil te mezclas.
Eres y por eso pasas.
Pasas, por eso eres bella.

Medio abrazados, sonrientes,
buscaremos la cordura,
aun siendo tan diferentes
cual dos gotas de agua pura.

De “Llamando al Yeti” 1957         
Versión de Gerardo Beltrán

 

Posibilidades

Prefiero el cine.
Prefiero los gatos.
Prefiero los robles a orillas del Warta.
Prefiero Dickens a Dostoievski.
Prefiero que me guste la gente
a amar a la humanidad.
Prefiero tener a la mano hilo y aguja.
Prefiero no afirmar
que la razón es la culpable de todo.
Prefiero las excepciones.
Prefiero salir antes.
Prefiero hablar de otra cosa con los médicos.
Prefiero las viejas ilustraciones a rayas.
Prefiero lo ridículo de escribir poemas
a lo ridículo de no escribirlos.
Prefiero en el amor los aniversarios no exactos
que se celebran todos los días.
Prefiero a los moralistas
que no me prometen nada.
Prefiero la bondad astuta que la demasiado crédula.
Prefiero la tierra vestida de civil.
Prefiero los países conquistados a los conquistadores.
Prefiero tener reservas.
Prefiero el infierno del caos al infierno del orden.
Prefiero los cuentos de Grimm a las primeras planas del periódico.
Prefiero las hojas sin flores a la flor sin hojas.
Prefiero los perros con la cola sin cortar.
Prefiero los ojos claros porque los tengo oscuros.
Prefiero los cajones.
Prefiero muchas cosas que aquí no he mencionado
a muchas otras tampoco mencionadas.
Prefiero el cero solo
al que hace cola en una cifra.
Prefiero el tiempo insectil al estelar.
Prefiero tocar madera.
Prefiero no preguntar cuánto me queda y cuándo.
Prefiero tomar en cuenta incluso la posibilidad
de que el ser tiene su razón.

De “Gente en el puente” 1986       
Versión de Gerardo Beltrán

 

 

Wislawa Szymborska, nació en Kórnik, Polonia el 2 de julio de 1923, ha escrito varios libros de poesía, así como prosas llenas de humor y agudeza. Fue premiada con el Nobel de literatura en 1996.

Read Full Post »

 Antonio Hernández Villegas

I

 ACHIKAJ’KUIKATL 

– No Teko. Tlapijpixketl.

¿No tlal’nauatijkapan

simeHatik ti nemi?

– Tlayol melajketl,

Yamanik tlachipinili,

ax nijneki ni mis itas tlachikili i ixkon.

– Tech iloui, ¿kenke?…

Nouatl ni Xochi’payaxchtli. 

1

 CANCIÓN MAYOR

– Amo mío. Cuidador.

¿En mi tierra de mando

erguido andas?

– Rectora del corazón, mensajera,

Suave gota,

no quiero verte sobre la loma.

-Dime, ¿por qué?…

II

NO  TEKO

Ni tla ajpanas yol’kaltsonixpan ika ni patlauak uan ueueyak  kueyitl.

Uan yon ipan espoltik oua’atl; xokok naka`tsatsayastli

uan omi`tlakuecholi, momanauis ayopakil`asoyon uan ajuayoj`kan

maseuali tlen tla iji uan mo kualtia pantsi; pilinis: nik juikas i Tonal.

-¿Kenijktsa san in an mech kuatlánkeh, uan nama in an

mo kualajkichtiah ipan to ijni tlen kinin mayanka `tsikoa i pochinkáuah

uan i siua?

– Xik juelijmatíkah tlen ni mech majtilia uan xik tokilikah ojtli.

2

DUEÑO MÍO

Ventarronearé sobre el techo del corazón con esta ancha y

larga vestidura. Y ni en el sangriento jugo de caña; fermentación de

carne en desgarros y tritura de huesos, escapará el moretoneado y

escozoroso humano que bebe y come pan; marchitará: tomaré su Sol.

– ¿Cómo es que pudieron dominarles su razón, y ahora

descargan su enojo en el hermano que calma hambre de sus retoños

y mujer?

– Disfruten de esto que les entrego y sigan el camino.

III

YALOUAYAN

Kamanaltik Tatanol. Ki tlal’tojki tlapachol’tejkistli. Se tlajko’kalijtik

uan seyok a’tlaxochflpan. Mo tlankua’ketski popoxtli i

ixtlan uan ómeh chikómeh majmaneltíkeh xochímeh kauánkeh.

3

AYER.

Conversó el Anciano. Enterró huevo empollado y putrefacto;

 uno en medio de la casa, y otro en las goteras frontales. Se postró

ante el sahumerio y catorce diferentes  flores brillaron.

IV

TLAPIJPIXKETL

Euaka in an mo ixchol totómeh, in an mo sentilíah, in an

 mo kuikatíah uan i majmapan tlen xoyantik kuauitl   in an mo

kua’ma”katinemih.

Tlajko youalpan ipan kali i ikan in an kipakitah, in an

kinin tsouitékih uan in an kinin yol’kixtíah kokoyánih.

Ike se tit’komitl, xauantókeh titkolimeh ni kinin xoyauas.

Ual in an kamachalóseh in an kitolóseh i pojyon.,

Xi patlaníkah uan amo xij kuzpilikah. Xi ki ilouítih in an

mo Teko nika tlauili amo seui ual tla a´uetsi, amo seui yon ual tlueloni.

4

 CUIDADOR

Aves de verticales ojos, se reúnen, cantan y en las ramas de

árboles andan trepándose.

A media noche detrás de la casa burlan, azotan y sustraen

el corazón de los enfermos.

De una olla para fuego, de un copal, brasas ardientes

esparciré. Al abrir la boca tragarán su humo.

Vuelen y no vuelvan. Vayan a decirle a su Dueño que aquí

hay lámpara que no se apaga con las lluvias, que no se apaga ni

con los derrumbes.

V

NO TLAL’NAUATIJKAPAN

Panok apojtli. Ne kakastik xiuitl i ajuiyalis ual uelok

tatlatok ki kikuatsajki tonal tokis`tlan. Tlakámeh ki polkauítoh ne

tlali. Altepetipan siuapílmeh uan okichpílmeh ki kakiáyah tio’tlajtoli.

Ual ne Tonati tsatsakas’uilok uan kiski i esoyotl, se omitik

uan tilikipistik, nakas ueueyak uan nakas tejtene ixlojlonpistli pejki

kikisi chikauak. Se tlapotexkayotl nech ikjiyo’tsakuako. Uan

nech`konanki tatotlonkayotl.

Tonayan uan tlayouan i tlapale’uijkáuah patlánih, nejnémih

uan mo totoxóuah: ki nékih tech malokotsóseh.

5 

EN   MI   REINO

Pasó el aguacero. El aroma de hierbas secas recién quemadas

atrapó la temporada de siembras.

Los hombres se abalanzaron sobre la tierra. En el pueblo

las niñas y los niños escuchaban la palabra sagrada.

Cuando el Sol estuvo repicoteado y le salió la sangre,

un esquelético y oscuro, de orejas largas y puntiagudas, de saltados

ojos comenzó a silbar con fuerza. Una pestilencia sofocó mi respiración.

Y la fiebre de mí se apoderó.

En el día o en la noche sus ayudantes vuelan, caminan y se

arrastran: quieren dominarnos, mantenernos sentados y con las

manos atadas.

VI

 SlMELATIK   TI   NEMI

Najpan tik malakacho no chan. Teipan ti maxixki kalteno,

ti mo xixki tixijtleno uan ti misotak ipan sesek atl.

Pejki niuiuiyoka uan ni kuatlapolo kal’tsintlan. Ni mo

Nenepil`tlankechi. Tlanki no esoyotl.

Amo ni kinin tali tlal’tipan ómeh Pilxochitsítsih… ómeh

Pilxochitsitsih tlen senok pejtóyah mo metsontíah

Uitstínih nech tsatsakuilíah ual ki itla na nitlami kokojtok,

ni tlami xixipekatok, nitlami xaxakual’eltok,  uan ni mo tsontlanánah.

Papalotsitsin mo tlajtlankechíah, mo lojlóchtlah uan mo

kokopítsah.

6

ERGUIDO ANDAS

Cuatro veces rondaste mi casa. Orinaste en el patio, defecaste

junto al fogón y vomitaste en el agua fresca.

Temblé y perdí el pensamiento en un rincón. Mordí la Lengua.

 Se acabó mi sangre.

No puse sobre la Tierra dos Florecillas… dos Florecillas

que empezaban a enraizarse.

Las espinas, me atajan al verme lastimado, lacerado y miserable.

Y las mariposas se muerden, se aplastan, y se arrancan las

partes de su cuerpo.

  

Traducción del Náhuatl del autor.

Líneas de fuga 26

Revista de la casa refugio Citlaltépetl

Read Full Post »

Older Posts »