Feeds:
Entradas
Comentarios

Archive for the ‘¿Sabías Qué…?’ Category

por Carlos Velázquez

.

 

Tom Waits

.  

El último poeta maldito auténtico, Tom Waits, tiene disco nuevo. “Bad as me” es, sin duda, su mejor trabajo desde “Mule Variations”. Entre estas dos producciones se encuentran varios discos del poeta de Sebastopol. Algunos más afortunados que otros, pero todos igual de ambiciosos. El más afortunado es “Real Gone”. Pero a este antecede “Alice” y “Blood Money”. Y después aparecerá “Orphans: Brawlers, Bawlers & Bastards” y el disco en vivo “Glitter and Doom”. “Mule Variatios” marcaría la entrada de Waits al sello discográfico Anti, casa que grababa música predominantemente punk.

 Al mismo tiempo, la salida de Tom de Island Records se vería enmarcada por el lanzamiento de “Beautiful Maladies”, un disco de éxitos de uno de sus periodos más exuberantes de su discografía. El solo conteo de estas obras da una dimensión de la prolífica carrera del poeta del crack of down, tomando en cuenta que ha dejado atrás sus años de juventud, esto es toda una hazaña. Por si fuera poco, en medio de todo esto, apareció “Used Songs: 1973 -1980”, éxitos correspondientes a su etapa en “Asylum Records”, álbum que viene a complementar el paisaje recopilatorio sugerido por Island.

El arribo de Waits a Antic le permitió una experimentación por la percusión de objetos metálicos con los que coqueteó en discos como “Bone Machine”, pero que desde antes había llevado al máximo en “Big Time”, disco en vivo. La obra de Waits postMule se fue imbricando más y más, hasta situarse por completo totalmente alejada de lo que hizo para Asylum (más de siete producciones) y de lo que propuso en Island, destaca por sobre todo la trilogía constituida por
“Sworfishtrombones”, “Rain Dogs” y “Fran’k Wild Years”, sus trabajos más celebrados hasta entonces.

 A tal grado se plantearon universos musicales tan disímbolos, que él único hilo conductor entre todas estas obras es la voz, porque la banda a la que Tom había conservado por muchos años se fue diluyendo con la aparición de los últimos discos. “Mule Variatios” marca un abismo en el corpus tomwaitsiano. Me atrevería incluso a afirmar que es una obra que no se ha superado. Si bien las ambiciones propuestas en dos discos temáticos o conceptuales como “Alice” y “Blood Money” pretendían situar a Tom como un creador de todo un sistema de pensamiento, aderezado con la estructura del formato suite y el dramatismo de la ópera. Estos discos, que fueron lanzados casi de manera simultánea nos ofrecen a un Tom en búsqueda, pero sin el tino para los hallazgos a lo que nos tenía acostumbrados. 

La aparición de Real Gone fue un soplo de aire fresco, en primera instancia parecía devolvernos al Tom de antaño, con el natural impulso de atacar un nuevo álbum, sin embargo, este disco decae en ciertos tramos y otra vez no es la obra que contiene las alturas deseadas. Por supuesto que arrojar un álbum cinco estrellas tras otro es una labor titánica, el problema con estos discos es que Waits comenzaba a sonar repetitivo. Algo que llegó a su punto más insoportable en “Orphans: Brawlers, Bawlers & Bastards”, que sin duda contiene grandes canciones pero que nos ofrece a un Tom plagiario de sí mismo. Por otra parte, este disco tiene dos intenciones, que a mi gusto no cumple con ninguna de ellas, la primera es referenciarla como un cofre del tesoro tomwaitsiano, que a mi juicio no es tal, por lo mencionado y porque la escucha de estos tres discos es cansada. Y la segunda, que un álbum de tal naturaleza pretende ser un tour de force con la canción, algo de lo que Waits no tiene necesidad, porque sus mejores canciones ya estaban en otros álbums y las nuevas no pudieron superarlas.

 Desde 1999, fecha de salida de “Mule Variatios”, los altibajos eran una constante en el trabajo de Tom. Que existen grandes momentos, los hay, pero se diluyen entre tanto bandazo. Entonces, 12 años después aparece “Bad as me”, un disco que nos cae como un cubetazo de agua fría y nos devuelve al Tom más afortunado. Basta oír el primer corte, “Chicago”, para saber que el germen de este álbum es único y se demarca de los trabajos anteriores. “Chicago”, es un ska, un ritmo con el que Tom había coqueteado pero no de manera tan flagrante. El resultado es una de las piezas más portentosas que ha escrito su autor. La escucha total del disco nos remite un poco a lo hecho en el pasado, en especial a la trilogía “Sworfishtrombones, Rain Dogs y Fran’k Wild Years”. En “Bad as me” habita el espíritu que habita en las obras atrás mencionadas. El segundo corte, “Raised Right Men” le debe muchísimo al trabajo de Grinderman y al último Nick Cave and the bad seed, que a su vez le deben mucho a Waits. Es extraño que no exista una colaboración entre estos dos. Debería de darse. 

“Talkin at the same time” recupera la atmósfera cabaretera del primer Tom, mezclada con el trasfondo oscuro que tanto le gustó poner en práctica en sus discos para Asylum. Y nos remite por supuesto a aquella gran banda que tuvo a principios de los 90, en la que entre otros músicos contaba con Greg Cohen y Marc Ribot. “Get lost” es puro Tom Waits, en el mejor sentido de la palabra, en su jugo, portentoso, con un swing envidiable, sólo puesto en marcha por él. “Face to the highway” es el típico relato tomwaitsiano que alude a presencias que no son de este mundo, la atmósfera onírica es aquí tan fuerte pero que está remarcada sobre todo por un sonido que nos remite al western.

Aunque el relato no se desarrollé en un lugar determinado, no deja de arrojarnos la sensación de tratarse de un relato de vaqueros. “Pay me now”, “Back in the Crowd” son el momento del Tom baladista, cortes que siempre están presentes en su obra, y que nos remiten a “Time” y a “November”. “Bad as me” vuelve a empujarnos hacia arriba y es el lamento cínico al que Tom nos tiene acostumbrados pero en el que al igual a rolas antiguas el poderío se encuentra en los metales y en la guitarra. Con un tinte de drama, que no deja de tener toda su obra, Tom lo conjuga con el relator, el anfitrión de un espectáculo de carpa  ambulante.

Un punto significativo en el álbum es “Kiss Me”, el Tom cabaret, arrabalero al estilo “Nighthawks at The Diner”, pero con la impronta cosmopolita del siglo 21. “Satisfied” es otra vez el Tom con swing, con la perorata que le encanta estilo predicador, el declamador enfebrecido pero melo-odioso que no resiste a vociferar todo lo que registra.

“Last Leaf”, otra balada, marca una sencillez por la canción que Tom había dejado atrás entre tanta desesperación por ser antes que nada un ejemplo de la vanguardia, aquella que representó de manera inconsciente, pero se hizo latente y presente durante el periodo postmule y que era buscada a propósito.

“Hell broke Luce” es una gran canción, pero tal vez sea la menos afortunada, pues posee los vicios que están presentes en todo “Orphans: Brawlers, Bawlers & Bastards”.

El cierre, “New Year’s Eve” es la típica canción crepuscular de Waits, aquella que nos sugiere una sola imagen, la del capitán hundiéndose en su barco mientras se sujeta con rigidez la gorra sobre la cabeza y su otra mano saluda a la muerte con el patriotismo que no puede brindársele a ninguna
nación.

“Bad as me” era el disco de Tom que esperábamos desde hace 10 años.

http://www.zocalo.com.mx/

Anuncios

Read Full Post »

Jane Wakefield

Cuero que crece y  tejidos biodegradables como los empleados esta chaqueta.

La moda del futuro ha sido retratada como algo rozando el ridículo, como los trajes que llevaban los protagonistas de la serie Viaje a las Estrellas. Collares con luces digitales, ropa con sensores ocultos, cables… Todas estas propuestas dan la sensación de ser un tanto grotescas, ideadas para rellenar un hueco que no necesita ser rellenado.

Sin embargo, para algunos, el futuro de la moda no está en el diseño, sino en las telas inteligentes, tejidos que incluso se pueden cultivar. Ese es el caso de la diseñadora Suzanne Lee, quien literalmente sabe cultivar su propia ropa. La idea le vino después de leer un libro sobre cómo lucirá la moda en 50 años.

“Tuve una conversación con un biólogo que me dio la idea de cultivar ropa en un laboratorio”, explicó a la BBC, y eso es precisamente lo que estuvo haciendo recientemente en un taller en Londres. Empleando una mezcla de té verde, azúcar, bacterias y levadura, es capaz de “cultivar” un material que ella describe como “cuero vegetal”.

La tela necesita unas dos semanas para crecer y puede entonces colocarse en un molde con el que se confeccionó un vestido, aunque bolsos y muebles también son una posibilidad. Pero este material, aclaró, también puede cortarse y coserse al modo tradicional.

No obstante, presenta algunos problemas dado que el material es biodegradable, por lo que pasados cinco años la ropa no se puede llevar ya que se pudre. “Llegados a ese punto puedes usarlo como composta junto con el resto de residuos vegetales”, dice Ms Lee.

El hecho de que el material es de fabricación barata ahorra gran parte de los procesos asociados a fabricar ropa y es respetuoso con el medio ambiente, ha atraído el interés de grandes firmas de confección de ropa. “La industria textil de la moda está buscando desesperadamente reducir sus emisiones de dióxido de carbono y quiere materiales más sustentables”, afirma.

El próximo paso del proceso será hallar un modo de conservar el tejido por más tiempo. “Para llegar a ello se necesita ciencia avanzada, pero con los fondos adecuados tiene el potencial de ser una alternativa radical a las telas convencionales”, aseguró.

Aunque diseñar usando computadoras no es algo nuevo, su uso está poco extendido en el mundo de la moda, algo que el diseñador francés Julien Fournie quiere cambiar, al empezar a trabajar en la industria de la moda con Jean-Paul Gaultier, pero ahora está más en contacto con ingenieros que con “diseñadores”.

Él forma parte de un equipo integrado por ingenieros de Dassault Systemes, una compañía de programación en Francia, dedicada sobre todo al diseño 3D de autos y vehículos para la industria aeroespacial. Los ingenieros trabajan en programas de diseño que puedan convertir los bocetos de Fournier en una nueva colección.

“Al principio era como una rata de laboratorio, muchos ingenieros e informáticos a mi alrededor. Pero ellos me escucharon, querían hallar soluciones para mí. Grabaron mis hábitos de trabajo, querían saber cómo hago mis creaciones”, comentó.

Recientemente, Fournie ha experimentado con la confección de prendas de neopreno, un tipo de goma. “Es un material muy difícil de trabajar y la única forma de hacerlo sería uniendo las piezas con pegamento”, advirtió. “La idea de un vestido acoplado con pegamento no es muy sexy”, dijo, así que presentó el problema a los ingenieros. “Hallaron la presión exacta que debe ejercer la aguja para no romper el material”, dijo.

El programa puede también averiguar cómo ciertas telas se plegarán, algo que ahorra la necesidad de experimentar con costosos materiales. “Antes solía esbozar desde el frente, desde atrás y desde los lados, y era difícil. Ahora puedo diseñar directamente en 3D. Tengo una biblioteca digital de telas para

probar y puedo explorar nuevas formas y siluetas. Soy como un niño con un juguete nuevo”.

El espejo mágico

La empresa Fashion Lab, trabaja en un “espejo mágico”, que podría usarse en las tiendas para que la gente pueda ver una imagen virtual de sí mismos con distinta ropa. “La tienda podría tener un espejo mágico con un avatar personal con las medidas exactas de tu cuerpo para mostrarte cómo te verías con la ropa nueva”, explicó Jerome Bergeret, director de FashionLab.

Admite que el proyecto todavía está en una fase temprana y todavía faltarían tres o cinco años antes de que se haga realidad. Tecnologías como ésta podrían ayudar a las tiendas de ropa a levantar cabeza en un mundo dominado por internet. Las tiendas de venta a través de internet han llevado al cierre de muchas tiendas y es por ello que ahora buscan soluciones tecnológicas para atraer clientes.

En el evento Future Fashion (moda futura) celebrado en el centro comercial Westfield de Londres, los compradores pudieron echar una ojeada a cómo las tiendas podrían llevar a cabo este plan en los próximos años. Un ejemplo, es que pudieron compartir sus compras a través de las redes sociales usando espejos con conexiones a Twitter y cabinas de Facebook.

Estos son proyectos piloto y el centro comercial no ha mostrado signos de apostar fuerte por estas tecnologías en un futuro cercano. Myf Ryan, director de marketing de Westfield, asegura que “la tecnología está cambiando irreversiblemente la forma en que compramos”, y agregó “La cuestión es cómo puedes tomar lo bueno del entorno digital y crear un entorno más divertido para los compradores tradicionales”.

BBC.com,  Jueves, 7 de junio de 2012

Read Full Post »

1- UNAM DF 10
2.- UAM DF 9.01
3.- UANL NL 8.92
4.- BUAP PUE 8.78
5.- UDLAP PUE 8.77
6.- UAEM EDOMEX 8.61
7.-U ANÁHUAC NORTE EDOMEX 8.60
8.-UDG JALISCO 8.57
9.-ITESO JAL 8.53
10.-UDLA DF 8.47
11.-UVM DF 8.44
12.- IT DE PUEBLA PUE 8.42
13.- UDEM NL 8.37
14.- UPAEP PUE 8.34
15.- UAEM MORELOS 8.30
16.- U ANÁHUAC SUR DF 8.20
17.- UPN DF 8.06
18.-TESCO EDOMEX 8.05
19.- TESCI EDOMEX 8.02
20.- UPEMOR MOR 7.96
21.- UMAD PUE 7.95
22.- UNITEC EDOMEX 7.85
23.- UNIVA JAL 7.84
24.- ITS. DE LA SIERRA PUE 7.83
25.- INST. DE FILOSOFÍA JAL 7.81
26.- U. T. DE TECAMAC EDOMEX 7.80
27.- INSTITUTO DE CIENCIAS PUE 7.75
28.- CENTRO DE DISEÑO, CINE DF 7.75
29.- ITS DE ZACAPOAXTLA PUE 7.74
30.- UNITEC DF 7.74
31.- UCSJ DF 7.72
32.- ITS DE TEZIUTLAN PUE 7.64

 

.………………………….    ……………………………………………………………………………………………………………………………..    

Metodología: El ranking otorga el mayor peso a la información numérica reportada por las Instituciones de educación Superior (IES), pero también se utilizan resultados de encuestas entre empleadores y académicos.

Para obtener la información de contactó a todas las IES del DF, Morelos, Querétaro, Puebla, Jalisco, Estado de México y Nuevo León que aparecieron en el formato 911 de la Secretaría de Educación Pública (SEP), para el ciclo 2010/2011 invitándolas a participar. Una vez aceptada la participaciones solicitó una carta autorizando a El Universal consultar los datos de la IES, en organismos oficiales para su comprobación. La carta es un requisito indispensable para participar, dado que la comprobación de la información que entrega cada IES, es central para la veracidad del ejercicio.

Ranking de IES

Para participar es necesario cumplir con los siguientes requisitos.

1) impartir un mínimo de cuatro programas en dos áreas del conocimiento, de las seis reconocidas por la ANUIES.

2) tener una matrícula mínima de mil estudiantes de licenciatura.

3) aplicar examen de  admisión

4) contar con validez oficial en los programas que imparten.

El ranking de IES consta de tres partes:

1) información cuantitativa sobre las IES proporcionada por éstas (60%)

2) encuesta a empleadores (20%)

3)  encuesta a profesores de las IES seleccionadas (20%)

Información cuantitativa: Se solicitó a las IES información sobre 10 variables relativas a acreditación institucional, posibilidad de evaluar a profesores por parte de los alumnos, investigación, docencia, servicios bibliotecarios y tecnología. El peso relativo de cada variable es diferente y fue determinado por el Consejo Asesor para el ranking de El Universal que también estableció valores mínimos y máximos.
Encuesta entre profesores: Cada IES entregó una lista de profesores con la que se conformó una lista de la que se eligieron 100 aleatoriamente (salto sistemático). La entrevista se hizo por correo electrónico, de manera personal o vía telefónica. Respondieron una pregunta: Calificación a cada IES, excepto a la que representaban. Se realizaron 100 entrevistas entre el 9 de enero y el 17 de febrero de 2012. Margen de error estadístico de +/-10% y 95% de confianza con p=.5
Ranking de 25 programas de licenciatura

Algunas IES no cumplían con los requisitos para participar en el ranking de IES pero acreditaban las condiciones para participar en alguno de los 25 ranking de programas: 1) Contar con validez oficial del programa a evaluar, 2) Tener al menos 5 años de impartir el programa, 3) Aplicar examen de admisión, 4) Contar con al menos 30 alumnos.

El ranking consta de dos partes:

1) Información cuantitativa sobre las IES proporcionada por éstas (70%)
2) Encuesta a profesores de las IES seleccionadas (30%)

Información cuantitativa (70%): Cada IES reportó para cada programa en el que participó datos de variables generales relativas a criterios de selección de estudiantes, docencia e incentivos laborales. Además, para cada programa se solicitaron indicadores específicos, dependiendo de las características de cada uno. Se establecieron valores mínimos y máximos, así como máximo de desviaciones estándar permitidas. Cada variable tiene un peso diferenciado calculado por el Consejo Asesor.

Encuesta a profesores (30%): Para cada programa se aplicó una encuesta a 100 profesores de tiempo completo que fueron seleccionados aleatoriamente. Fecha de levantamiento: 09 de enero al 17 de febrero de 2012. Se aplicó una pregunta evaluando el programa en todas las instituciones, excepto en la que laboran, con una escala del uno al cinco. Margen de error estadístico de +/- 10% y 95% de confianza con p=5.

Los resultados

1) Los resultados de todas las variables de las dos partes del ranking de Programas y las tres de IES fueron indexadas. El modelo además penaliza las variables (de indicadores numéricos) con no respuesta para evitar que sólo se envíe la información de las variables favorables.

Índices de Encuestas a Profesores: resultado indexado de la única variable.
Índice de Encuesta a Empleadores de IES: resultado indexado de la única variable.

2) Finalmente se calcularon los resultados finales con base en el promedio ponderado de los índices que constituyen cada ranking.

El Universal, 9 de junio 2012

Read Full Post »

Investigadores estadounidenses advirtieron sobre la acción anticancerígena que se atribuye a algunos suplementos antioxidantes, que no ha sido demostrada científicamente y afirmaron que su ingesta incluso podría ser contraproducente.

Según un equipo de cinco científicos liderado por María Elena Martínez, de la Universidad de San Diego (California, Estados Unidos), los supuestos beneficios anticancerígenos de suplementos como el betacaroteno o las vitaminas C y E son “en su mayoría un mito”.

En un artículo publicado hoy en la revista británica Journal of the National Cancer Institute, los expertos señalan que estas sustancias podrían incluso producir efectos biológicos que promueven el desarrollo de un cáncer.

La ingesta de antioxidantes se ha generalizado desde la popularización de la teoría de que previenen el envejecimiento y ciertas enfermedades como el cáncer, en cuyo origen podría tener un papel importante el estrés oxidativo de las células.

Sin embargo, según Martínez, la gente es “engañada por los mensajes de los fabricantes de suplementos”, que subrayan los beneficios para la salud de sus productos, entre los que destacan la prevención del cáncer.

“La suposición de que cualquier suplemento dietético es seguro bajo cualquier circunstancia y en cualquier cantidad no se sustenta empíricamente”, subrayó Martínez.

En los últimos años numerosos estudios en animales han apoyado la teoría de que estos suplementos, podrían reducir el riesgo de desarrollar un cáncer, sin embargo, sus conclusiones no han sido confirmadas aún mediante ensayos controlados y aleatorios, la “prueba de oro” en la medicina, argumentó Martínez.

Sólo un pequeño número de suplementos ha sido sometido a este tipo de pruebas, agregó Martínez, y algunos estudios han concluido que, de hecho, el riesgo aumentó tras la toma de dichos antioxidantes.

“La ingesta de antioxidantes exógenos puede ser una espada de doble filo. Estos componentes podrían actuar como pro oxidantes -el efecto contrario al que se pretende obtener- o interferir en algunos procesos protectores del organismo, como la inducción de la apoptosis”, escribieron los investigadores en su artículo.

La apoptosis, o muerte celular programada, es un proceso por el cual las células con problemas provocan su propia muerte.

Diversos estudios experimentales han demostrado que los distintos tejidos del organismo responden de manera diferente a cada uno de los nutrientes, “por lo que un antioxidante asociado a la protección contra un cáncer en un tejido concreto podría causar daño en otro”, concluye el artículo.

26 abril 2012. http://www.periodicocorreo.com.mx

Read Full Post »

Valeria Perrazo 

 

Nacido en España y criado en México, emigró a Estados Unidos en los años 60, es el encargado de crear las historias y los dibujos del cómic “Bart Simpson”, de culto entre los fanáticos de la familia de “Springfield”.

En efecto, el dibujante hispano mexicano es el responsable de poner cuerpo y palabras a Bart Simpson, el niño terrible de la serie animada estadounidense más exitosa de todos los tiempos. Es, también, un fanático declarado de la familia de Springfield: en estos días está construyendo un cuarto especial para albergar su colección de recuerdos simpsonianos acumulados por dos décadas.

Su devoción por Los Simpson y su amistad con Matt Groening -el “padre” de los hombres amarillos-, le abrieron el camino para, desde 2009, dedicar su tiempo y su pluma a dar forma a las historietas de Bart, una edición impresa bimensual sobre el hijo de Homero. Aragonés, de profesión cartoonista -caricaturista-, es el responsable de las figuras y de las ideas. Contribuye en forma regular porque lo hace feliz, sobre todo: honores le sobran a este hombre de 73 años, nacido en España pero con el acento marcado por sus años en México, que llegó a Estados Unidos en 1962 con un vocabulario en inglés de apenas unas palabras y un portafolio lleno de bocetos. Desde entonces, se ha ganado los premios a los que aspira todo dibujante de cómics.
Mientras habla con BBC Mundo en su casa de California, tiene entre manos los bocetos del próximo número de Bart. Está en pleno proceso creativo, pero no revela detalle.

 

 

¿Matt Groening tiene la última palabra sobre lo que está creando?, le preguntamos.

“Los editores, primero, pero Matt ve la historia y se ríe o no se ríe… ¡la prueba de fuego!”, dice Aragonés. Y después tiene que dejar satisfechos a dos clases de público: los seguidores de Los Simpson y los fanáticos de los cómics…

La gente a la que le gustan los cómic en Estados Unidos no los asocia con el programa de televisión. En los demás países los ven como lo mismo, como dos productos sobre la misma historia. Los coleccionistas estadounidenses son un caso aparte, muy exigente por cierto.

¿Cuál es el principal desafío de dibujar a Los Simpson?

Las ideas no son problema, porque estoy muy familiarizado con el pueblo y con los personajes. La dificultad es que el mundo que dibujo ya existe (en la serie televisiva) y cuando hago una sala tengo que dibujar esa sala que la gente conoce, no cualquier sala… Tengo que tener mucha atención con el detalle, así que busco constantemente en mis cuadernos de referencia y veo muchas veces cada episodio.

¿Eso no limita su espacio de creación?

No, tengo carta blanca para armar cualquier historia y dibujo a mi estilo. No puedo hacer cosas que no sean plausibles para el “universo Simpson”, como que Bart pierda una mano, por ejemplo… Pero es muy divertido, no hay limitaciones porque se me ocurren ideas de a montones.

¿Cómo es el lector al que tiene en mente cuando dibuja?

Uy, es imposible saber quién es la audiencia de Los Simpson. A los niños les gusta por la simplicidad, la exageración, el color; a los que son un poco más grandes les gusta porque sienten “ay, estoy viendo esto que quizás mis papás no aprobarían” y para los adultos tiene ironía, humor inteligente, sátira social y política.

¿Cuál cree que es el secreto de la continuidad?

La clave es que los autores crearon una familia, que está en una calle, que está en un pueblo, y empezaron a crear a los ciudadanos de ese pueblo, cada uno con su propia personalidad. Así pueden seguir hasta el infinito, porque nosotros como espectadores los conocemos a todos y queremos saber sus historias: la del payaso, la del alcalde, la de los bandidos, todos… Es una maravilla como texto, como estrategia para lograr un humor que no se agota.

– Parte de ese humor se nutre de mostrar modelos de relaciones disfuncionales, tanto dentro de la familia como entre vecinos…

Exacto, la familia es completamente disfuncional, el pueblo es disfuncional, cada ciudadano que vive allí lo es. No hay una persona sana en Springfield, todos tienen deficiencias, y el éxito está en eso: en dejar la disfuncionalidad en evidencia.

Pese a que para los críticos del programa esa disfuncionalidad sea sinónimo de mal ejemplo…

No a todos les gusta ver esas disfuncionalidades porque son reflejo de lo que nos pasa a nosotros. La familia americana hoy, no entiende muchas cosas que para nosotros, como hispanos, que crecimos en un pueblo en los años 40, son normales. ¿Un ejemplo? Homero quiere ahorcar a su hijo, y para nosotros era normal que los padres o los maestros nos pegaran, aunque ahora nos hayamos dado cuenta de que no está bien… ver eso retratado y satirizado nos da risa, no lo entendemos como un intento de dar ejemplo. La serie apunta a eso: satiriza lo peor de lo peor y sirve para darnos cuenta de nuestros propios males.

¿Los Simpson tienen algo de todos y cada uno, quiere decir?

Exacto, son disfuncionales y normales a la vez. El único valor redimible es que, al final, la familia subsiste unida. El mensaje es simple: siempre triunfa el amor familiar.

 

Sergio Aragonés nació en Castellón, España, en 1937. Su familia emigró a Francia durante la guerra civil española y luego partió a México, donde vivió hasta los 24 años. En 1962 decidió abrir su horizonte como dibujante y viajó a Estados Unidos, sin más herramientas que una carpeta llena de sus creaciones. En 1963 comenzó a trabajar en la irreverente “Mad”, la publicación de humor de más larga trayectoria en Estados Unidos, donde continúa publicando en cada edición.

Cuando el cómic “Bart Simpson” se volvió de edición bimensual, Aragonés empezó a colaborar regularmente. Lo hace desde el número 50, publicado en octubre de 2009. Ha aparecido como personaje en un episodio de la serie “Futurama”, también de Matt Groening: era un autor de cómics que sobrevivía a los cataclismos y seguía dibujando en el futuro. Aragonés mismo grabó la voz de su animación. Su personaje favorito de la familia Simpson es Maggie, la hermana menor. “Es un bebé que no habla pero sabe hacer de todo”, dice Aragonés. En la edición bimensual del cómic le dedica una página, titulada “Maggie´s Crib”, de humor mudo.

 

 BBC Mundo, Los Ángeles.

Read Full Post »

El Cuerpo humano

Sobre las partes y órganos que forman el cuerpo iremos anotado la información y datos  como la descubramos o los lectores nos la hagan llegar, así pues este artículo será de muchos  e  ira creciendo conforme pase el tiempo:

Formado por más de 10 billones de células de 250 tipos diferentes, la más pequeña es el espermatozoide y la más grande el óvulo.

El cuerpo adulto se sostiene sobre 206 huesos, la mayoría ubicados en pies y manos, el hueso más grande es el fémur con una medida promedio de 48 centímetros y el más pequeño es el estribo con tan solo 2.5 mm de longitud, es decir que el fémur es 1920 veces más grande que el estribo.

El esqueleto humano se compone de 200 piezas amortiguadas por cartílago y unida por articulaciones y además es un organismo vivo que puede crecer. La sustancia que componen los huesos es cuatro veces menos resistente a la rotura que el acero, pero su peso es relativamente cinco veces menor.

El ojo

La retina del ojo posee una de las mejores “películas fotográficas” que se conocen: los conos y bastones (células detectoras de luz) son tan sensibles que en condiciones perfectas perciben la luz de una pequeña cerilla a kilómetros de distancia.

El ojo humano procesa una imagen en sólo 150 microsegundos, puede distinguir 13 millones de colores y soporta hasta 16.7 millones de colores. Procesa hasta 34 FPS  (frames o cuadros por segundo), la velocidad que tarda en procesar una imagen para verla.

Recordemos que cuando se inventa el cine mudo  la velocidad era de 18 cuadros por segundo, ahora son 24 cuadros por segundo, así cuando vemos películas del genial Charles Chaplin,  lo vemos moverse más rápido de cómo fue filmado originalmente a otra velocidad. Con la sincronización de la banda sonora se establece la velocidad del movimiento cinematográfico en 24 cuadros por segundo. A mayor número de imágenes mayor nitidez.

En informática o computación la calidad de imágenes y videos se miden en píxeles o Megapíxeles (un millón de píxeles es un megapíxel)
¿cuantos píxeles tiene el ojo humano?

El número de “píxeles (receptores) de nuestra retina es de un orden aproximado de 85/126 millones (80/120 millones de bastones y 5/6 millones de conos). Cada ojo tendría en torno a 100 millones, nada mal, ¿no?, pero toda esta información llega al cerebro por un cable, el nervio óptico, las fibras de este cable sólo son de un millón o millón y medio. Al cerebro llega sólo una imagen de 1 o 1,5 megapíxeles, valga la expresión: una imagen un tanto mala, ya que las cámaras digitales más mediocres ya tienen 3 ó 4 megapíxeles.

Músculos y piel

Forman al cuerpo más de 600 músculos que representan la mitad del peso corporal, el más grande es el glúteo y el más pequeño el estribo (de nuevo), el más rápido el párpado con capacidad de movimiento de cinco veces por segundo, para caminar se necesitan 200 músculos y 30 para gesticular.

Por cada 5.45 centímetros cuadrados de piel tenemos 19 millones de células, 60 cabellos, 90 células sebáceas, 580 vasos sanguíneos, 625 glándulas sudoríparas y 19 mil células sensoriales

La piel de los dedos de las manos puede distinguir vibraciones de hasta 0.02 micras, el olfato llega a distinguir 4 mil olores, las cuerdas vocales pueden generar sonidos de 100 decibeles, los riñones filtrar 57 litros de sangre por hora.

Los vasos sanguíneos de la piel se dilatan y aumentan su temperatura con el calor, lo que causa la evaporación del agua que proviene de las glándulas sudoríparas. Con ello equilibra al cuerpo en los 37°.

Hígado y riñones

El hígado transforma los nutrientes que se absorben en el intestino en productos que pueden emplear los tejidos y los excreta a través de la bilis. Las enzimas del hígado degradan los productos tóxicos de la sangre y los hace asimilables. Una depuradora industrial tardaría 50 años en realizar el mismo trabajo.

Con sólo 9 centímetros, los riñones humanos filtran 1.3 litros de sangre al minuto. En una hora toda la sangre pasa por los riñones unas 20 veces. Ningún filtro de ese tamaño es capaz de tal cosa, en la diálisis artificial, la velocidad es mayor, pero el filtro tiene un metro cuadrado y dura dos meses, los riñones unos 70 años en promedio.

Metabolismo

Las células son auténticas y eficientes expertas en fabricar compuestos distintos en forma de hormonas, enzimas y neurotransmisores, siguiendo las ordenes del ADN. Para igualar el trabajo que las células hacen en unos minutos, el laboratorio químico mejor equipado del mundo emplearía varios años. La glucosa es el carburante de nuestro cuerpo y sus moléculas tienen la mitad del poder calórico que poseen las del combustible.

Sistema inmunológico

Si la piel, el sistema digestivo y el respiratorio no consiguen frenar a un posible invasor que penetra en el organismo humano, éste utiliza a los glóbulos blancos, que se desplazan solos a la zona invadida y adaptan sus estrategias y armas a la forma, cantidad y tipo de ataque de los microorganismos invasores, que son devorados.

Los glóbulos rojos son creados en la médula ósea, a razón de 140 mil por minuto y llegan a realizar 172 mil vueltas al cuerpo en sus cuatro meses de vida promedio.

El sistema circulatorio

Lo forman 96 mil kilómetros de vasos sanguíneos, entre venas, arterias y capilares, la arteria más ancha es la aorta que llega a tener 2.5 centímetros de diámetro, mientras que 10 capilares igualan el grosor  de un cabello.

El corazón bombea 4 y medio litros de sangre por minuto, alcanza una presión de 16 kpa y una fuerza de 1.5 newtons aproximadamente, para enviar la sangre a una distancia de 10 metros.

Nuestra pequeña bomba late 70 veces por minuto y cada vez expele 17 centilitros de sangre, en un día se bombean alrededor de 13,500 litros de sangre.

Sistema respiratorio

Cada vez que respiramos entran en los pulmones unos 5 litros de aire y se repite aproximadamente unos 600 millones de veces en la vida.

Oído

Hay más de 20,000 células neuroepiteliales en el oído. Cada una de ellas tiene 100 cilios que trabaja como el micrófono: transforman las vibraciones del aire en señales eléctricas que llegarán al cerebro y él las interpretará como sonido. La diferencia es que el micrófono tiene uno solo de estos traductores o transformadores.

Cabello

El vello del que estábamos cubiertos y que ahora nos queda en zonas estratégicas impide que el Sol nos queme en verano y que se nos escape el calor en invierno, el aislante imita a esta capa de fibra de 1 mm. a 1 cm. de espesor.

Cerebro

Con 10,000 millones de neuronas conectadas cada una a otras 100,000 el cerebro supera por mucho a las computadoras más modernas y poderosas, para imitar al cerebro una computadora debería hacer 10 millones de operaciones al segundo. Cada una de las cien mil millones de neuronas es responsable de establecer comunicación con miles de neuronas a su alrededor.

Con respecto a la capacidad del cerebro, en algunas paginas web dicen que tiene 1000 teraflops (1.000.000 gb= 1 teraflop), y en otras dice que 12 megas, pero comprimidos.

En un símil computacional se dice que “el cerebro humano es una supercomputadora con el procesador más rápido y sofisticado, algo de memoria caché y poco espacio en disco”.

 

Read Full Post »


  por Agustín López Murguía

En los primeros diez años del siglo XXI el número de terrícolas obesos, 1100 millones de personas es igual al de desnutridos.

¿Hasta qué punto la industria alimentaria contribuye a la formación de malos hábitos y al deplorable estado de salud en que se encuentra un amplio sector de la sociedad? Se trata de un tema con tantos y controvertidos aspectos que en este reducido espacio apenas se pueden plantear algunos, aunque hay que empezar por reconocer lo que ha hecho esta industria para que amplios sectores de la población dispongan de alimentos, se conserven, se garantice su seguridad y se suplan las deficiencias de algunos nutrimentos importantes para nuestra alimentación. Baste imaginar un mundo sin lácteos y sus derivados, o sin la chispa de la vida: la cerveza

¿Comemos hoy más que nuestros abuelos?

Según expertos como la doctora Marion Nestlé, profesora en nutrición de la Universidad de Nueva York y autora de libros como Food Politics y Safe Food (University of California Press, 2002), la industria alimentaria actual es la principal responsable de que hoy se coma en exceso, pues en este mundo moderno, regido por las leyes de la oferta y la demanda, la única manera en que puede subsistir y competir esta industria es promoviendo la demanda de sus productos. Para ello, las distintas empresas se apoyan en estrategias —no siempre apegadas a la ética— que llevan al consumidor a preferir sus productos por encima de otros, pero sobre todo que se adapten a las necesidades que impone la vida acelerada de las grandes ciudades, donde el tiempo no alcanza para nada, menos para comer, y se debe recurrir a lo que algunos ven como un moderno jinete del Apocalipsis: la comida rápida.

“¡Por sólo tres pesos más se lleva el tamaño mediano!” ofrece la inocente dependiente de la dulcería del cine, realizando cotidianamente el milagro de la multiplicación de las palomitas. Tras esta generosa oferta de reducirnos el costo del maíz casi en un 50%, y que la lógica, el sentido común y el fenómeno inflacionario (del estómago) nos impiden rechazar, está el hecho contundente de que para aprovechar la oferta hay que comer casi el doble de lo planeado.

Mediante este proceso se logra que las actuales palomitas jumbo sean las más pequeñas del mañana. La juventud de hoy se indignaría si en el cine le ofrecieran bolsas de palomitas con las porciones que se consumían antaño. Uso este ejemplo pues no creo que exista un solo lector que no haya vivido esta experiencia, aunque el fenómeno del incremento en el tamaño o en el número de las porciones se constata fácilmente en casi todos los sectores. Otro botón de muestra es que en los años 50 un vaso de refresco contenía 230 ml; hoy, el vaso infantil en un McDonalds contiene 350 ml, por no hablar del tamaño y número de pisos de hamburguesas y sándwiches.

Según el Programa de Salud del Adulto de la Secretaría de Salud, cada mexicano consume al año 400 refrescos, 3650 tortillas, 50 kg de azúcar (principalmente a través de los refrescos) y 730 cervezas. Y ya casi no existen versiones “chicas” de los refrescos, pues hay un ahorro en la compra de las “familiares”, y todos sabemos que una gaseosa una vez abierta pierde el gas, por lo que hay que apurar su consumo ¿Comprará y acabará uno consumiendo lo mismo en un tianguis que en un hiper, mega o supermercado?

¿Que no puedes comer sólo una?

Uno se pregunta ¿qué y cuánto comer? Las dietas de la humanidad habían sido hasta ahora el resultado de la interacción de variaciones genéticas individuales y de factores culturales, económicos y geográficos. Con ellas se lograba comer suficiente de los nutrimentos adecuados, evitando casi siempre comer en exceso de los inadecuados. En todas esas dietas la mayor parte de la energía se solía obtener de cereales, vegetales y frutas. No sé por qué eso ahora es muy complicado y ha sido necesario explicarlo con la famosa pirámide alimenticia, que es un esquema diseñado para orientar al consumidor. A quien le sea desconocida puede consultar la bolsa de la barra de pan, aunque aquí la reproducimos.

Obviamente fue pensada por nutriólogos estadounidenses, pues de haber sido mexicanos habrían puesto al grupo de alimentos más importante en la punta de la pirámide y no en la base, por lo que hay que entender que se trata de usar la pirámide como escala de abundancia y no de jerarquía. En ella se recomienda consumir, por ejemplo, de seis a 11 porciones de cereal al día, que van desde los más bajos requisitos de energía (1600 calorías para mujeres y personas de la tercera edad) hasta los más altos (2800 calorías que requieren la mayor parte de los adolescentes y las personas muy activas). Es importante aclarar que una porción es equivalente a una rebanada de pan, una tortilla, media taza de cereal instantáneo, de pasta o de arroz. Pero tan importante es cumplir aproximadamente con esta dosis, como complementarla proporcionalmente con alimentos de otros grupos. La pirámide ha sido muy criticada y de poca utilidad práctica.

Uno de los graves problemas actuales es la tendencia a consumir las llamadas “calorías vacías” a través de alimentos cuyo único aporte es energético, una variante de los ya conocidos alimentos chatarra elaborados a base de grasas y/o azúcares (generalmente de caña, jarabes fructosados y/o almidones). Para sanar la culpa de la promoción de estos productos, antes se nos recomendaba que los tomáramos con leche. Ahora las estrategias se han modernizado y los alimentos chatarra son transformados en alimentos convenientes “enriqueciéndolos” con vitaminas y minerales, o bien se publicitan por lo que naturalmente no contienen.

Es decir, el hecho de que la etiqueta diga de un producto que no contiene sal, ni colesterol, ni cafeína, ni grasa saturada, ni muchas cosas más, puede sonar muy atractivo para un consumidor asustado. Pero es absurdo, por ejemplo, que se diga que el pan de caja no tiene colesterol, pues nunca lo ha tenido. Éstos y otros factores ocasionan que el número real de porciones que se consumen de cada uno de los grupos de alimentos de la pirámide difiera del recomendado, como se muestra en la figura 2, donde se hace alusión a la población estadounidense, pero hay sin duda quienes en nuestro país tienen un patrón de consumo similar.

Las indicaciones erróneas de las etiquetas conducen, por ejemplo, a que el consumo de vegetales y frutas sea muy por debajo del aconsejado. Y esto sin tomar en cuenta que la mayor parte de los vegetales de la dieta común son la lechuga, las papas (sobre todo fritas) y los tomates de lata. Si se quitaran las papas, la dosis diaria de vegetales estaría muy por debajo de lo que se suele aconsejar; además de que no es lo mismo una manzana que un pie de manzana o una sopa de tomate que una hamburguesa con catsup.

El incremento en calorías en la dieta actual deriva principalmente de alimentos altos en grasas: carne, lácteos, productos fritos o cereales cocinados con grasa (por ejemplo arroz frito o carne empanizada); de refrescos, jugos y postres, y de botanas. Todos estos son los alimentos que mayores utilidades proporcionan a la industria.

Curiosamente, la desviación en los patrones actuales de consumo, en relación con lo recomendado, corresponde a lo que se promueve con la publicidad y la mercadotecnia. En la figura 3 se ven las modificaciones a la pirámide alimenticia cuando ésta se construye en proporción con lo que la industria gasta en la publicidad de cada uno de los grupos que la componen. Si siguiéramos a pie juntillas lo que nos sugieren por radio, televisión, anuncios, revistas, promociones, etc., para seleccionar nuestros alimentos, la pirámide de consumo quedaría invertida.

Según el estadounidense Anthony E. Gallo, especialista en economía agrícola, tan sólo en el año de 1998, la industria desarrolló la extraordinaria cantidad de 11037 nuevos productos (Food Review, 1999, vol. 22, pp. 27-29). Esto podría ser saludable en términos económicos y de empleo, pero resulta que más de 2000 eran dulces, chicles, botanas y otros productos que caen dentro de la denominación de chatarra. Le siguen en orden de importancia los condimentos industrializados, y después las bebidas, de las que aparecieron más de 1500 nuevas marcas, cada una de ellas con una estrategia de penetración en el mercado. Aparecieron también cientos de nuevos postres, derivados de quesos, helados de nuevos sabores y combinaciones. De estos productos desarrollados en 1998, más de dos terceras partes corresponden a los de la parte superior de la pirámide, los que nos sugieren comer esporádicamente. En total, en la década de los 90 surgieron más de cien mil nuevos productos. ¿Quién se come todo eso?

La medre de todas las enfermedades

Por donde se asome uno al planeta, el resultado es el mismo: el sobrepeso es el más frecuente y costoso problema nutricional y desde el punto de vista de la salud, la epidemia mas grave del siglo XXI, pues no distingue raza, credo, nacionalidad, ni clase social. En 2001, el 34% de los estadounidenses tenía sobrepeso, mientras que otro 27% era de plano obeso, de acuerdo con el Índice de Masa Corporal (IMC). Éste se calcula dividiendo el peso en kilogramos entre el cuadrado de la altura medida en metros. Si el resultado es mayor a 25, empiezan los problemas del sobrepeso, pero si pasa de 30, ya es uno “gordito”, o lo que en medicina se denomina obeso. Por ejemplo: si tu peso es de 70 kg. y mides 1.80 m de altura, tendrás un IMC de 70kg/(1.8m)2=21.6

La obesidad parece ser una medida del progreso: la mitad de los adultos brasileños, chilenos, colombianos, peruanos, uruguayos, paraguayos, ingleses, finlandeses y rusos son obesos. Lo mismo pasa con los búlgaros, marroquíes y árabes sauditas. En China la obesidad se sextuplicó en la última década del siglo XX. En Japón, 20% de las mujeres y casi 25% de los hombres tienen sobrepeso. Incluso en la India, una de las naciones más pobres del globo, se padece ya de obesidad entre la clase media

En México, según una encuesta reciente del Instituto Nacional de Ciencias Médicas y Nutrición Salvador Zubirán (INCMNSZ), aplicada a 7 410 individuos (3 608 hombres y 3 802 mujeres pertenecientes a 1 600 familias de bajos recursos, 50% de los cuales son menores de 25 años), y publicada en abril de 2003, se concluyó que si bien la desnutrición infantil presenta ya una prevalencia muy baja en la Ciudad de México, la obesidad constituye un problema emergente de suma gravedad, que afecta sobre todo a la gente mayor. Después de los 50 años, afecta al 39% de las mujeres y al 34% de los hombres, aunque el sobrepeso y la obesidad entre los menores de cinco años alcanzan un preocupante 15%. Una conclusión de dicha encuesta es que la gran mayoría ignora por completo, o bien tiene conceptos equivocados sobre la relación que existe entre los hábitos de alimentación y el riesgo de padecer de diabetes, hipertensión, enfermedades cardiovasculares, entre otras, e incluso de la propensión al cáncer.

Parece obvio, pero la energía que requerimos para realizar cualquier actividad (correr, hablar, leer, parpadear, pensar, dormir…) proviene de los alimentos que ingerimos. Si el suministro excede la demanda, la energía se almacena en el organismo en forma de grasa y constituye nuestra reserva. El problema de la obesidad puede analizarse de una forma simplificada mediante una ecuación sencilla: Obesidad (acumulación de energía) = ingesta de energía con los alimentos — consumo de energía con la actividad física.

Engordamos cuando ingerimos más energía de la que nuestra actividad física requiere, o lo que es lo mismo: “si lo que entra no sale, se acumula”.

Dietas y fármacos

La industria de las dietas y los fármacos para adelgazar están en auge: adelgazar es un sueño por el que millones están dispuestos a pagar casi cualquier precio, incluida quizá la vida misma. Este el caso del medicamento Redux, aprobado en 1996, y del tratamiento denominado fen-phen que consiste en combinar dos medicamentos: fenfluramine (del cual Redux es una forma más pura), un sedante aprobado en 1973 para tratar la obesidad, y phentermine (un estimulante aprobado también para tratar la obesidad desde 1959). Individualmente, ninguno de los dos medicamentos es efectivo para bajar de peso, pero en 1992 se publicó un artículo en el que se demostraba, después de cuatro años de tratamiento de 121 obesos, que combinados eran efectivos para hacer perder unos tres kilos más de los que se perdían tomando un placebo. A pesar de una fuerte oposición por sospechas de riesgos a la salud, en abril de 1996, la Food and Drug Administration (FDA) de los EUA aprobó el Redux, no obstante los numerosos reportes en Europa sobre la asociación de éste con cientos de casos de hipertensión pulmonar primaria (HPP). En poco tiempo el número de recetas llegó a 80 000 por semana y las ventas, en 1996, a 150 millones de dólares. Para principios de 1997 aparecieron los primeros casos de daños a una válvula del corazón asociados al tratamiento fen-phen y fue hasta finales de ese año, cuando ya el 30% de quienes lo tomaban padecían de algún daño, que la FDA retiró los medicamentos del mercado. Para octubre de 1999, American Home Products debió pagar 3 750 millones de dólares a 8 000 personas en 4 100 demandas por daños irreversibles a la salud.

Otro debate se ha dado en torno al consumo de Ephedra, cuyo principio activo es la efedrina, alcaloide que estimula el sistema nervioso central. Se trata de un extracto vegetal, usado desde hace miles de años en China, que promete hacer perder peso. No requiere receta médica, pues se vende como complemento alimenticio. En diciembre de 2000 el New England Journal of Medicine publicó un resumen de casos de infartos, hipertensión y taquicardias asociados al uso de Ephedra. Para aumentar su efecto, existe la versión con cafeína (Metabolife 356), que logró millones de dólares en ventas en 1999. Fue finalmente prohibido por la FDA en diciembre de 2003 y, curiosamente, durante el periodo de gracia para retirarlo de la venta, los estadounidenses realizaron compras de pánico de los establecimientos a fin de abastecerse para el corto plazo, acabando con las existencias.

El destino de lo fresco

Otro de los factores que ha contribuido a aumentar el consumo de alimentos tiene que ver con el auge de la industria y el incremento de su productividad, lo que además ha traído como consecuencia un cambio radical en la estructura de producción, donde paradójicamente los menos favorecidos han sido los agricultores y campesinos. En la figura 4 se muestra adonde va a parar cada centavo del dólar que se paga por un alimento en los EUA.

Notarás que, en promedio, los productores reciben menos del 20% de ese dólar y mientras más procesado el producto, menor es este porcentaje. Mientras en la producción de huevos, carne de res o de pollo, los productores reciben de 50 a 60% del costo al menudeo, en los Corn Flakes el costo del maíz representa menos del 10% del costo de venta. En el extremo, los productores de papas reciben el 1.3% de lo que pagamos por ellas una vez fritas en un establecimiento de comida rápida. Es obvio entonces que las compañías y la economía en general prefieran la promoción del valor agregado, en vez de promover el consumo de cereales, frutas o vegetales frescos. Así, el número de granjas en los EUA ha caído de 3.2 millones a 1.9 desde 1960, pero su tamaño promedio ha aumentado 40% y su productividad 82%. La mayor parte tiene ahora una única orientación, producir ganado o pollos o cerdos o maíz… y muchas son parte de una corporación que lleva a cabo todas las etapas de la producción y la comercialización. Philip Morris, ConAgra, Mars, IBP, Sara Lee, Heinz y Tyson Foods son compañías estadounidenses que se ubican entre las 10 más grandes del mundo, aunque el primer lugar es de Nestlé (Suiza), el tercero de Unilever (Reino Unido/Holanda) y el sexto de Danone (Francia). ¿Te resultan conocidas?

Otras compañías de los Estados Unidos como Coca-Cola, McDonalds, PepsiCo, Procter & Gamble y Roché están entre las 100 más importantes. McDonalds cuenta con 17 000 establecimientos en 120 países, 12 804 en los EUA, y generó 19.6 miles de millones de dólares en el 2000, más del doble que su más cercano competidor: Burger King. Chicago no es más la capital de la carne, pues se acabaron los rastros. En Greely, Colorado, trabajadores que probablemente no hablan inglés pasan la jornada codo a codo, destazando 400 reses por hora; 12 por minuto. Se abren cinco nuevos McDonalds al día, cuatro fuera de los EUA. En 1968 McDonalds le compraba a 175 proveedores de carne, hoy cuatro industrias sacrifican para esta compañía el 84% del ganado y ocho empresas controlan 2/3 partes del pollo.

¿Lo que no dicen las etiquetas?

Uno de los sitios donde con frecuencia la industria atenta contra la inteligencia del consumidor y al mismo tiempo lo incita al consumo es en las etiquetas. Se cometen muchos abusos con las leyendas alusivas a las características y beneficios de un determinado alimento o compuesto para la salud. Más del 25% de los productos desarrollados por la industria en 1998 son suplementados nutricionalmente, lo que de entrada puede parecer atractivo.

También se promueven como “libres de…” o “altos en….” ¿Responden a una necesidad o la crean? Mira los anaqueles y observa cuántos productos se presentan como 100% naturales. Un edulcorante sintético ostenta una recomendación del Instituto Mexicano de Pediatría, haciendo pensar que quizá fuese conveniente que lo consumieran los niños. Asimismo, el abuso en el enriquecimiento de alimentos con vitaminas empieza a alcanzar niveles preocupantes. En el caso de la vitamina C, que es soluble en agua, en realidad lo que estamos enriqueciendo son los desagües, pues las altas dosis consumidas se excretan con la orina

Si algo es bueno, ¿más es mejor?

¿Cómo selecciona un consumidor una dieta saludable? Hoy en día casi no hay alimento que no contenga en alguna zona del empaque un cuadro con la información nutrimental. En él se informa al consumidor que no padezca de vista cansada, del número de calorías que consume con una cierta cantidad del alimento. También se incluye un elemento que debe ser un poco confuso, en particular para los que no manejan la regla de tres: la cantidad de vitaminas que contiene el producto y el porcentaje que representa con respecto a lo que debe consumir diario.

Si, por ejemplo, consumes 40 g de All-Bran Flakes de Kelloggs (3/4 de taza), habrás cubierto el 20% de tus necesidades de vitamina A, pero el 100% de vitamina B6, B12 y de ácido fólico; o sea, que ya para ese día no necesitas más de esas vitaminas. Si lo acompañas con una taza de leche (240 ml), por ejemplo Omega Plus de Nestlé, su caja dice que de vitamina A cubrirás el 28% de tus necesidades, y el 24% tanto de la D como de la E. Si le entraste a un frasquito de Gerber que dejó tu sobrinito, habrás cubierto el 34% de tus requerimientos diarios de vitamina B2, el 37% de B1 y el 20% de ácido fólico (y si se trataba del Gerber de cuatro cereales que está en oferta, pues 25% más gratis; ¿estará bien darle un 25% más de cereal al niño para aprovechar la oferta?). Si a media mañana te tomas un vaso de V8 Splash de Campbell habrás cubierto entonces nuevamente el 100% de tus necesidades de Vitamina A y C. Pero cuidado, si para estar a la moda te aventaste antes de salir a cruzar las calles de la ciudad un Red Bull para darte valor, nuevamente consumirás elevadas dosis de niacina, vitamina B2, B12… Para el final del día ¿cuántas veces habrás sobrepasado los requerimientos diarios de vitaminas? El mensaje parecería ser: “consuma mi producto y satisfaga todas sus necesidades vitamínicas de una vez”, abusando de un concepto erróneo en muchos consumidores de que mientras más vitaminas y minerales consume, más saludable y energético se vuelve. Con la mercadotecnia, la industria nos lleva a concluir que si un producto nos asegura el 100% de lo que necesitamos, es mejor que otro que sólo nos ofrece el 15%, o que si algo tiene el doble es mejor que el sencillo (“Ahora con doble contenido de fibra, y ya no siete, sino nueve minerales…, más uno que se acaba de descubrir”).

Empieza a haber evidencias experimentales de que desafortunadamente no sólo la desnutrición, sino también la sobrealimentación en los periodos críticos de la gestación pueden dar lugar a graves problemas de salud. Un ejemplo es el del ácido fólico. Hace más de una década se demostró que las madres cuyas dietas durante el embarazo eran bajas en ácido fólico —vitamina que consumimos con los frijoles, las hojas verde oscuro de vegetales o el hígado—, corrían el riesgo de dar a luz a bebés con anormalidades en el cerebro y la columna vertebral (defectos en el tubo neurálgico). Como consecuencia se enriqueció con ácido fólico a todos los cereales y se redujo considerablemente el problema. Pero no hay evidencia de que un exceso en el consumo de ácido fólico sea inocuo, y podría relacionarse con alguno de los padecimientos modernos.

En un estudio publicado en el número de agosto de la revista Molecular & Cell Biology, se demostró que una dieta con exceso de vitamina B12, ácido fólico, colina y betalaina ocasiona modificaciones en la expresión de material genético, al favorecer cambios en la estructura química del ADN. Es conveniente señalar que finalmente las vitaminas no son sino parte de la maquinaria que permite que las reacciones de nuestro metabolismo se lleven a cabo. La alimentación es claramente uno de los factores ambientales que puede afectar nuestra salud, independientemente de lo que digan los genes.

Por otro lado, una de las grandes compañías estadounidenses, Philip Morris, advierte en las etiquetas de sus cigarros que pueden provocar cáncer y al mismo tiempo anima a consumir alimentos que lo eviten. La acumulación de información nos podría conducir al sin sentido de recomendar comerse un chocolate después de fumar un cigarro. En el colmo del abuso propagandístico, la compañía vitivinícola Mondavi, de California, debió someterse a los ordenamientos de la agencia regulatoria correspondiente (el Buró para Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego de los EUA) y retirar de las etiquetas de sus vinos la leyenda “Recomendado por la Biblia” y no hacer ninguna alusión, como lo pretendía, a su supuesto carácter sagrado.

La recomendación de comer frutas y vegetales es algo que no ha cambiado en los últimos 50 años, pero el resto de las recomendaciones, dietas, noticias e interpretación de datos, varían en función de la revista, el articulista, el dietista y, ahora, para sembrar más confusión, de la página de Internet. Los periódicos necesitan “noticias” y les interesan más las controversias que las campañas por una mejor nutrición.

Qué hacer o, más bien, qué comer?

Es muy cómodo detenerse en McDonalds, pero ¿sabes qué? la conveniencia acaba con cualquier consideración nutricional, así como con el significado social y cultural de la comida. Los alimentos son hoy más baratos, pero por ello estamos pagando un alto precio. Nos encontramos ante uno de los aspectos más perturbadores de la civilización industrial avanzada: el carácter racional de su irracionalidad. Su productividad y eficiencia, su capacidad de crear y difundir sus comodidades, de convertir lo superfluo en necesidad. Gran parte de la solución la tenemos los consumidores al decidir lo que ponemos en nuestro plato. Y finalmente, un tip para nuestros diputados: aplicar un impuesto especial en la compra de refrescos, papas y otros ejemplares de chatarra, con restricciones para su venta a los niños. Quizá también aplicar el 15% de IVA a los tacos de carnitas, al pastor y de chicharrón y el 20% a las pizzas, hot dogs y hamburguesas. Todo en aras más que del bolsillo, de la salud del consumidor.

Agustín López Munguía, recientemente galardonado con el Premio Nacional de Ciencias, es investigador en el Instituto de Biotecnología de la UNAM, autor de varios libros y numerosos artículos de divulgación de la ciencia, y miembro del consejo editorial de ¿Cómo ves?

Read Full Post »

Older Posts »